Las razones por las que la tasa de condenados de los extranjeros es 2,6 veces superior a la de los españoles

  • La tasa de condenados españoles por cada 1.000 fue de 4,8 en 2020, y la de extranjeros de 12,6

  • El presidente de Movimiento contra la Intolerancia advierte que hay que contextualizar esos datos con la situación de marginalidad que sufren muchos extranjeros

NiusDiario.- De todos los delitos que se cometieron en España el año pasado, el 75% fueron perpetrados por españoles y el resto, por extranjeros, según la última encuesta del INE, ‘Estadística de Condenados: Adultos. Año 2020’. Eso, en el trazo gordo, porque si nos vamos a la letra pequeña, el asunto cambia. La tasa de condenados por cada 1.000 habitantes de 18 años en adelante fue de 4,8 entre los de nacionalidad española mientras que esta misma tasa en extranjeros fue de 12,6, es decir, 2,6 veces más.

«Los inmigrantes son un colectivo que viven más en la marginalidad, en situaciones donde la covid y el desempleo han afectado de manera enorme, y por eso hay que ver qué tipo de delitos están cometiendo. Puede haber mucho robo, mucho hurto, mucha infracción administrativa con resistencia que se transforma en delito, por ejemplo, a la hora de pedir los papeles. Este tipo de situaciones se dan en menor grado entre los españoles. Cuando se comparan tasas sin ver contextos y circunstancias, el análisis comparativo no es muy científico», añade.

Detrás de los números se encuentra muchas veces la realidad que los explica. «Entre los inmigrantes hay muchas contradicciones, hay una microfísica del delito. No es lo mismo que el hurto lo haga una familia que se ha quedado en el paro y no tiene desempleo a que lo perpetre un ladrón experto», explica Ibarra.

Otro factor a tener en cuenta es que la tasa de condenados de los españoles y la de los extranjeros no son homogéneas en cuanto a la población que representan. La mayoría de los extranjeros que llegan a España son hombres jóvenes que quieren buscarse la vida y una vez cumplidos los 55 suelen regresar a su país.

Y se está comparando a estos extranjeros con el global de la población española a partir de los 18 años, donde también se mete a las mujeres y a los mayores de 55, que apenas delinquen, sostiene Ibarra.

Si observamos la tabla del INE referida a condenados según sexo, edad y nacionalidad, se concluye que el mayor número de condenados españoles en 2020 tenían de 41 a 50 años (38.303 personas).

  • Entre los procedentes de África, tenían entre 21 a 25 años
    (2.788 personas).
  • Entre los procedentes de América, tenían entre 41 a 50 años (3.449 personas).
  • Entre los procedentes de Asia, tenían de 41 a 50 años
    (410 personas).

Analizando, sin embargo, las tasas por 1.000 habitantes de las personas (nacionales y extranjeras) condenadas por sexo y edad, el grupo más frecuente fue el de 18 a 20 años tanto en el caso de los varones como en el de las mujeres (con tasas de 19,5 y 5,4, respectivamente).

A partir de esa edad, las tasas de condenados en la población en general van cayendo paultinamente:

  • De 21 a 25 años: 19,2 hombre y 5,1 mujeres
  • De 26 a 30 años: 18,3 y 4,6
  • De 31 a 35 años: 17,5 y 4,1
  • De 36 a 40 años: 14,6 y 3,5
  • De 41 a 50 años: 10 y 2,4
  • De 51 a 60 años: 5,6 y 1,3
  • De 61 a 70 años: 2,5 y 0,6
  • Mayores de 70 años: 0,7 y 0,2

«Con estos datos, no se puede deducir que lo inmigrantes sean más delincuentes o que cometan más delitos», defiende el presidente de Movimiento contra la Intolerancia. «Lo que hay que deducir es que hay que integrarlos más para evitar estos niveles delincuenciales».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies