Acnur pide apoyo para los estudiantes refugiados en la cumbre de la ONU sobre educación

EFE.- Acnur, la agencia de la ONU para los refugiados, reclamó este martes más apoyo internacional para los estudiantes refugiados, cuyos niveles de matriculación continúan estando lejos de los del resto de alumnos en los países en los que residen.

El llamamiento, contenido en un informe anual que elabora Acnur, llega días antes de que Naciones Unidas celebre el día 19 en Nueva York una cumbre sobre la Transformación de la Educación, una gran cita que tendrá lugar el próximo lunes para discutir cómo adaptar los sistemas educativos de todo el mundo a las necesidades actuales.

«Es esencial que los niños y jóvenes refugiados estén incluidos en esta transformación», señaló en el documento el alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, quien subrayó que invertir en la educación de este colectivo es responsabilidad de todo el mundo.

Según los datos de Acnur, el índice promedio de matriculación de los refugiados en la escuela primaria se mantuvo relativamente estable, en un 68 %, durante el curso 2021-2022.

Sin embargo, la matriculación disminuye de manera muy clara a un 37%, en el nivel secundario, que históricamente ha sido de difícil acceso para las personas refugiadas, explicó la agencia de la ONU.

Mientras, en la educación superior sí se están viendo mejoras, con un tasa promedio de un 6 %, frente al apenas 1 % de hace un par de años.

Acnur subrayó que para mejorar estas cifras es necesaria más inversión por parte de la comunidad internacional, por lo que instó a los donantes a no reducir sus programas de ayuda al desarrollo.

«Invertir en educación es invertir en desarrollo, derechos humanos y paz», subrayó Grandi, recordando que invertir en los refugiados es además apostar por aquellas personas que van a reconstruir sus países de origen cuando puedan regresar.

La campaña de Acnur cuenta con el respaldo del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 Lewis Hamilton, quien en un comunicado reclamó la total inclusión de los niños y jóvenes refugiados en los sistemas nacionales de educación.

«La educación no solo amplía los horizontes de las personas: les presenta oportunidades a las que de otro modo no podrían soñar con acceder. Además, contrarresta los efectos perjudiciales de la injusticia sistémica», señaló.

«Y no se trata solo de crear mejores oportunidades de vida para los jóvenes y ayudarles a encontrar su propósito en la vida y a labrarse su propio futuro, se trata de las reacciones en cadena que esto tiene: mayor diversidad en posiciones de liderazgo e influencia, en el mundo del trabajo, en el deporte, en la cultura y la política», añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies