Racismo, homofobia, machismo… Will Smith y Netflix se preguntan si hay igualdad en EEUU

El Español.- Estados Unidos: La lucha por la libertad’ es una serie documental de seis episodios que analiza la importancia de la Enmienda XIV de la Constitución

“Toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos y sujeta a su jurisdicción, será ciudadana de los Estados Unidos y del estado en que resida. Ningún estado aprobará o hará cumplir ninguna ley que restrinja los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; ni ningún estado privará a persona alguna de su vida, de su libertad o de su propiedad, sin el debido procedimiento de ley, ni negará a nadie, dentro de su jurisdicción, la igual protección de las leyes”.

Esta declaración corresponde a la enmienda número XIV de la Constitución de EEUU. No es la más popular, ni una de las que siempre escuchamos en las películas de Hollywood, o en alguna serie de abogados cuando los acusados se acogen a una enmienda para no dar testimonio. Sin embargo, todos ellos están donde están gracias a esa enmienda. Es aquella que dice que todos son iguales, que nadie está por encima de nadie y que cualquier estadounidense, por el simple hecho de haber nacido allí, tiene los mismos derechos.

Pero, ¿esto es cierto? En una sociedad en la que las imágenes que llegan constantemente son las del asalto al capitolio, la muerte de George Floyd, o la marcha supremacista de Charlottesville, ¿se puede decir que todos los norteamericanos son iguales? Bueno, eso es lo que intenta explicar la estupenda serie documental Estados Unidos: La lucha por la libertad a través de sus seis episodios que ya se pueden ver en Netflix.

Cada uno de ellos está dedicado a un colectivo que debería estar protegido por esta enmienda, pero que todavía no lo están del todo. Personas de color, gays, transexuales, las mujeres… Cada uno de ellos es el centro de un episodio que realiza un recorrido histórico por la conquista de sus derechos. Todos ellos gracias a esta enmienda XIV sin la que nada de lo conseguido hubiera sido posible.

Como maestro de ceremonias una estrella como Will Smith, cuyo carisma son eje conductor de todos los episodios. Juristas, historiadores, expertos… todos van hablando y dando su opinión sobre los temas que se tratan. También estrellas de Hollywood que colaboran dando voz a personajes históricos o con sus testimonios para que se entienda una enmienda que es bautizada como “el eje del compromiso de EEUU”. “Dice que todos somos iguales, y aunque suene sencillo, es revolucionario”, apunta Smith. Sin esta enmienda no habría ni siquiera matrimonio interracial. “El derecho a tener derechos”, como resumen.

Los primeros episodios se centran en cómo se llega a esa enmienda, y para eso hay que volver a la Guerra Civil de EEUU y a la esclavitud, y para ello rescatar una figura fundamental, la de Frederick Douglass, que nació como esclavo. Desde pequeño incumplió la ley, aprendió a leer, huyo, y se convirtió en un orador, político y figura fundamental en la abolición de la esclavitud, porque como recuerda esta serie documental, aunque se nos vendió la figura de Lincoln como clave, el presidente no era partidario originalmente de abolir la esclavitud.

Lincoln creía que lo más importante era la unión de los americanos, y los negros no tenían esa nacionalidad ni querían dársela. Les dijo que aunque dejaran de ser esclavos nunca iban a ser iguales. Su plan era crear una colonia de negros en Centroamérica, y Douglass se sintió ultrajado. Por eso luchó para que los negros tuvieran la nacionalidad, y después, gracias a esa Enmienda XIV, los mismos derechos. La solución venía con un sacrificio.

Los negros tenían que luchar en la guerra y ganar con su sangre esa nacionalidad. “Se suponía que éramos unos vagos”, dicen en el documental, y muchos gracias a esa guerra empiezan a ver que algo debe cambiar. El trabajo documental es increíble, y las imágenes de soldados negros lucen en una apuesta que juega con el montaje, la música moderna e incluso la dramatización de textos históricos en voz de estrellas como Mahershala Ali o Pedro Pascal. Pero que nadie piense que esto es una loa a lo bien que está todo en EEUU, al revés, es una llamada de atención a la fragilidad del sistema y al riesgo en el que todo está actualmente.

Un momento en el que esa Enmienda XIV debe estar más en boca de todos. “Vivimos días sin precedentes como sociedad, como país y como familia. Creo que el cultivo de la comprensión personal e histórica es la chispa que enciende las llamas de la compasión y la curación que necesitamos desesperadamente. Como estadounidenses, nos esforzamos por formar una unión más perfecta que realmente establezca justicia e igualdad para todos. Creo que una comprensión más profunda de la XIV Enmienda es un punto de partida fundamental”, ha escrito Will Smith en sus redes sociales esperando que esta seria suponga “el progreso hacia la verdadera igualdad prometida. a todas las personas bajo la XIV Enmienda”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *