Los geriatras ven «edadismo» en los ensayos clínicos de las vacunas del coronavirus

65ymas.com.-Lamentan que apenas se han incluido a personas mayores de 75 años

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) espera a tener más evidencias científicas de las vacunas del Covid-19 para su valoración sobre la administración en las personas mayores. En un comunicado, los geriatras afirman que no pueden tomar una postura oficial porque «no existe suficiente evidencia científica en las personas mayores».

«La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología es una sociedad provacuna, ha realizado varias publicaciones sobre recomendaciones de vacunación en personas mayores, promueve la incorporación de nuevas vacunas en el calendario vacunal y participa de forma activa en las campañas anuales de vacunación de la gripe. Sin embargo, en el momento actual, la SEGG no puede tomar una postura oficial sobre las vacunas contra el Covid-19, ya que no existe suficiente evidencia científica en las personas mayores, porque no hay ningún estudio en fase III publicado. Los publicados son en fases I y II y han demostrado que las vacunas que se experimentan son seguras y condicionan el desarrollo de inmunidad humoral y celular, pero las pruebas se han hecho incluyendo a adultos jóvenes y sanos», explica.

La SEGG recuerda que los mayores «tienen una serie de particularidades en cuanto a su estado de salud general». «Pueden presentar un sistema inmunitario deprimido y un estado de inflamación sistémica, de modo que cuando el virus les afecta, se contagian más fácilmente, enferman en mayor número y sufren más complicaciones, más ingresos hospitalario y más mortalidad. Sin embargo, son los menos representados en los ensayos clínicos«, lamentan.

«Los estudios publicados hasta ahora se refieren a la Fase I y Fase II de las vacunas las cuales presentan, en ocasiones, pequeñas reacciones locales como calor y dolor en la zoma de aplicación y generales como malestar general, febrícula o molestias musculares, similares a una pequeña gripe, pero son seguras a corto plazo. En los ensayos clínicos hay un evidente sesgo de selección que roza la discriminación por edad o edadismo, al incluir pocas personas mayores de 75 años y muy pocos octogenarios y nonagenarios con varias patologías crónicas, situaciones de fragilidad, dependencia funcional o demencia. Por ello, se hace necesario esperar a que los estudios en Fase III se publiquen y a los subanálisis específicos en mayores de 75″, apuntan.

Por todo ello, la sociedad de geriatras insiste en que «todavía es necesario estudiar, analizar y comprobar la evidencia científica que se vaya generando de cada una de las vacunas contra el Covid-19 en personas mayores».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies