Los animales también sufren las consecuencias del confinamiento

El Faro de Ceuta.- La Protectora se enfrenta al reto de hacer frente al virus con escasez de financiación, pero sin dejar de cuidar a todos los animales

No en vano se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, y es que pocos animales son tan cariñosos y fieles como ellos. También ellos están sufriendo las consecuencias del confinamiento por el coronavirus.

Con restricciones para pasearlos, sin visitas de adoptantes o familias de acogida, sin posibilidad de trasladar animales a la Península o de financiarse con venta de productos en ferias o mercadillos además de sufriendo retrasos en las ayudas públicas… muchos son los centros de acogida y refugios de animales que piden ayuda para aliviar esta situación.

Faro TV se ha desplazado hasta la Protectora de Animales de Ceuta para conocer cuál es su situación. Su presidenta desde agosto de 2019 es Victoria Santana, aunque durante más de diez años ha trabajado incansablemente como voluntaria. Victoria contó que desde que comenzó el periodo de estado de alarma la Consejería de Sanidad les dio unas instrucciones “muy específicas”. Sobre todo, en relación a la limitación de aforo en el centro, por lo que a la vez solo pueden entrar “como máximo cuatro personas”

Por ello, los dos trabajadores y los ocho voluntarios con los que cuenta la protectora se han organizado en turnos rotativos de mañana y tarde para coincidir siempre las mismas personas, con el fin de que “vayamos siempre los mismos juntos para que si alguno se contagia el resto quede libre”.

No obstante, la situación no es tan preocupante en cuanto a capacidad del centro, puesto que se encontraría al 60 por ciento. Actualmente, según explicó su presidenta, la Protectora se encarga de alimentar, llevar al veterinario o sacar de paseo a unos 67 perros, mientras que la cifra de gatos es “bastante mayor” pues hay unos 250.

Sin embargo, al igual que los humanos, todos estos animales están confinados. Por lo que los paseos se han limitado. Antes del confinamiento “en un tarde salían casi todos los perros”, sobre todo los fines de semana, que es cuando los voluntarios disponen de más tiempo. “Ahora tenemos que seguir las mismas normas que todos y los sacamos a pasear por las inmediaciones y los vemos un poco más nerviosos, pero son uno o dos al día, y a los demás pues los dejamos más tiempo sueltos que corran por dentro de las instalaciones”, continuó Victoria Santana.

Como consecuencia del confinamiento, las adopciones también están paralizadas puesto que “no puede entrar ni salir ningún animal”. Los que ya están reservados por personas que lo solicitaron antes de que comenzase el estado de alarma no podrán irse con sus nuevos dueños hasta que acabe el confinamiento.

Aunque en estos días tampoco han notado un gran aumento de solicitudes para adoptar perros, la presidenta de la Protectora señaló que ahora es “muy importante” asegurarse de que sus adoptantes son “buenas personas, responsables y que tienen un interés real en cuidar de ese animal” puesto que algunos podrían aprovechar la situación y pretenderían adoptar a estos animales solo para poder sacarlos de paseo. Por lo que las solicitudes están totalmente paradas.

El problema real de la Protectora en estos momentos es la financiación, pues a pesar de contar con la aportación de los socios y con contribuciones específicas de gente que dona dinero puntualmente, disponen de ayudas por parte de Sanidad que parece que no llegan. En este sentido, la presidenta sostuvo que “hasta la fecha no la hemos cobrado todavía”, por lo que “vamos bastante justitos de dinero” y esperó que “nos lo ingresen pronto para poder seguir funcionando”.

Pero como el ser humano es solidario por naturaleza, también están recibiendo muchas donaciones anónimas, por lo que agradeció a las personas que ya lo han hecho y animó a aquellos que estén interesados en aportar su granito de arena comprando o regalando cosas que les hacen falta, como sobre todo, comida.

A pesar de todo, Victoria quiso recalcar que los animales no son transmisores del coronavirus ya que “hasta el momento” no hay evidencias de que el coronavirus lo puedan propagar perros, gatos o cualquier otro animal, por lo que pidió a la población ceutí que no los abandonen en la calle.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies