Las aplicaciones de videollamadas, la nueva ruta de los pedófilos hacia tu hija

El Mundo.- La Guardia Civil detecta un aumento de denuncias de delitos sexuales contra menores cometidos a través de estas herramientas, cuyo uso ha crecido notablemente durante el confinamiento

Un buen trabajo, una hermosa novia y planes de futuro que se derrumbaban como un castillo de naipes en el momento en el que el agente de la Guardia Civil le ponía las esposas.

– «¿Por qué has arruinado tu vida así?», le preguntaron, instantes después de que confesara que en la casa escondía material pedófilo.

– «No puedo evitarlo», respondió el joven, preocupado porque su entorno no supiera el motivo de la detención.

El protagonista de esta escena es uno de los dos individuos arrestados por delitos contra la libertad e indemnidad sexual cometidos contra una niña de diez años de un municipio de Málaga que cayó en sus redes de engaños y coacciones tras ser abordada en una aplicación de videochat. Una nueva herramienta tecnológica que es el último caballo de Troya de los depredadores sexuales para captar nuevas víctimas.

Una simple búsqueda en las stores de aplicaciones pone de relieve el crecimiento de estas herramientas, que han multiplicado sus descargas durante el estado de alarma decretado por la pandemia del coronavirus.

Bernardo Moltó, portavoz de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, afirma que «el aumento de las videollamadas grupales en el confinamiento, ha obligado a los principales sistemas de mensajería gratuita a implementar programas que faciliten la relaciones interpersonales». «Esto ha abierto una nueva ruta a los ciberdepredadores sexuales para engañar a los menores», agrega, para precisar que muchas víctimas desconocen las verdaderas intenciones de su interlocutor al tomarlo como «un juego inofensivo».

Las autoridades reconocen que, «como en Internet no existen fronteras, ni una ley global», se topan con dificultades jurisdiccionales para atajar esta problemática. Por ejemplo, la normativa española impide que los menores de 14 años puedan registrarse en ninguna aplicación; no obstante, las empresas que las crean, «basándose en legislación más permisiva del país donde se ubican», pueden llegar a permitir el registro de niños con edades más bajas.

«Las app son una herramienta más para el ciberdelincuente», manifiesta Moltó, que apunta que estos depredadores sexuales modifican su modus operandi para actuar a través de «la que más de moda esté entre los menores» en cada momento.

MATERIAL DE CONTENIDO SEXUAL

Estos individuos suelen ganarse la confianza de su víctima -a la que, en ocasiones, ocultan su verdadera edad- para conseguir que les envíe material audiovisual de contenido sexual como paso previo a intentar fijar una cita. Para lograr sus objetivos no dudan en emplear las amenazas y coacciones, como quedó constatado en la operación Albur, que tras meses de investigación permitió la detención de dos individuos que amenazaban a una niña con publicar en las redes fotos íntimas suyas si no les enviaba más.

«El denominado Internet de las Cosas (IOT), con el aumento de domicilios con conexión a la Red y del uso del móvil como herramienta de comunicación, ha llevado a que tengamos más equipos conectados y más personas utilizando las nuevas tecnologías, lo que conlleva que son más los delincuentes trabajando en este ámbito», recuerda el portavoz del Instituto Armado, que informa de que en los últimos tiempos han aumentado las denuncias de «padres de menores que han detectado que sus hijos utilizan aplicaciones de videochat con conversaciones no acordes a esa edad, derivadas a temas sexuales».

En estas ocasiones, «no debemos actuar inmediatamente contra la persona que está hablando con ellos», ya que «la amenaza pondría sobre aviso al pedófilo». «Se recomienda dejar de hablar y denunciar», pues debemos ser conscientes de que estamos ante hechos muy graves de los que se pueden derivar imputaciones por delitos contra la intimidad e indemnidad sexual de menores.

Y como método preventivo, «es importante controlar el uso y los programas a instalar en los dispositivos». La utilización de aplicaciones de control parental, es una buena herramienta para saber cómo emplea el el menor el teléfono móvil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies