La snowboarder olímpica Chloe Kim recibe cientos de mensajes racistas cada mes

El Correo.- La estadounidense de padres coreanos denuncia que sufre ataques desde los 13 años en pleno auge de los crímenes de odio hacia los asiáticos en EEUU

La estadounidense Chloe Kim es la mujer más joven de la historia en ganar un oro olímpico en snowboard, hazaña que logró en los Juegos de Invierno de Pyeongchang 2018, con apenas 17 años. También es campeona mundial en la prueba de halfpipe, logro que alcanzó en 2019 y ha repetido este 2021. Sin embargo, cada mes recibe cientos de mensajes de odio y comentarios racistas a través de sus redes sociales por sus orígenes coreanos, un acoso que comenzó cuando apenas era una niña de 13 años.

Kim ha decidido revelar la situación a la que se enfrenta desde hace años en un momento en que los crímenes de odio hacia las personas de origen asiático no dejan de crecer en Estados Unidos. Todo comenzó cuando ganó su primera medalla de plata en 2014 en los X Games en Aspen, Colorado. «La gente menospreciaba mis logros porque soy asiática. Tenía mensajes directos diciéndome que volviera a China y dejara de quitarles las medallas a las americanas blancas de mi equipo», ha revelado la joven, quien ha confesado haberlo pasado muy mal por una situación que ha pasado factura a su salud mental.

 La snowboarder decidió romper su silencio en una entrevista con el canal ESPN después de que otros estadounidenses de origen asiático le hicieran saber que sufrían la misma discriminación. «Me decían que si seguía callada sería parte del problema y que la situación también les afectaba a ellos», ha explicado Kim, quien destaca que ni el hecho de ser una campeona olímpica o una atleta profesional la ha librado de la lacra del racismo. «Recibo cientos de mensajes de ese tipo cada mes. Puedo llegar a ver hasta 30 al día», detalla.

Aumento tras el Covid

El incremento en los ataques y crímenes de odio que sufren las personas asiáticas en Estados Unidos, mayor aún en el último año, han empujado a Kim a pronunciarse sobre la cuestión. «Creo que empeoró cuando el Covid empezó», ha señalado tras recordar que un día una mujer le gritó que no podía pasar al ascensor de su propio apartamento en Los Ángeles. «A veces siento que todo el mundo me odia porque soy asiática», confiesa sin dejar de expresar que siente miedo por su seguridad y la de sus padres, surcoreanos. Siempre lleva consigo tasers, spray pimienta y un cuchillo ante lo que pudiera pasar y ha desactivado las notificaciones de sus redes sociales.

«Me encantaba responder a mis fans, pero ya no miro mis mensajes. Incluso si recibes miles de mensajes de apoyo, el de odio es el que más te impacta», resume la joven. Pese a todas estas dificultades Kim, quien el año pasado cambió Burton Snowboards por el equipo Roxy, ha vuelto al snowboard con la intención de llegar a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 tras tomarse un año sabático para estudiar en la universidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies