La mitad de los menores acceden a webs para chatear o ver formas de autolesionarse

ESPECIALISTAS ASEGURAN QUE CREAR «ENTORNOS DE CONFIANZA ONLINE» SIRVEN PARA PREVENIR Y SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS

PAMPLONA  Casi la mitad de los menores (45%) declararon haber visitado páginas para chatear o ver formas de autolesionarse o lastimarse físicamente durante el confinamiento. Y casi una quinta parte constató un aumento de este tipo de experiencias lesivas. Esta es una de las conclusiones más sorprendentes de un estudio EU Kids On Line y del proyecto europeo Safer Internet Center-Spain 2.0, del que forma parte un equipo de investigación de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). La socióloga y directora del equipo estatal EU Kids On line, Mailen Garmendia, resta gravedad a la correspondenciapráctica que exponen estos datos. En base a su experiencia, la penetración de estos contenidos lesivos entre los menores no es tan profunda.

«Puede haber muchas formas de autolesionarse y una de ellas es la anorexia. Llevamos mucho tiempo estudiando este ámbito. Recuerdo que hace 15 años las webs relacionadas con desórdenes alimenticios provocaban gran alarma y hoy en día siguen provocándola. Es posible que se deba a que en confinamiento dispusieron de más tiempo y libertad de curiosear en la red y hallar este tipo de contenidos. Otra cosa es que se apliquen», afirma. Según esta experta, «probablemente la primera preocupación de los progenitores en el confinamiento fue el tiempo que sus hijos e hijas pasaban on line». El estudio constata que el consumo de internet ascendió a una media de entre seis y siete horas y media diarias, «si bien la mitad de ese tiempo se dedicaba a actividades escolares», puntualiza la socióloga.

En todo caso, sólo una cuarta parte de los menores declararon un consumo on line excesivo que les llevara a tener problemas con la comida o con menos horas de sueño. «En investigaciones anteriores habíamos detectado que se trata de comportamientos relativamente poco frecuentes. Alarma que los adolescentes dejen de comer o dormir por un uso no responsable de internet. Aunque es cierto que se pueden dar casos o episodios puntuales, yo diría que estos comportamientos no son generalizados. Estamos hablando de un 10%, de algo relativamente limitado», asegura Garmendia. Lo mismo sucede con el consumo de contenidos extremadamente violentos. Aproximadamente una quinta parte de los jóvenes declara haber visto más imágenes gore que antes del confinamiento. En este sentido la profesora Garmendia afirma: «El debate sobre la visualización de contenidos violentos siempre ha estado presente, antes en la televisión y ahora en internet. Hay gente que opina que visualizar contenidos violentos activa los comportamientos violentos; y hay otra gente que defiende lo contrario. Yo creo que a veces le damos mucha importancia a internet cuando solo es un canal, porque al final somos nosotros quienes decodificamos la información que consumimos».

Así, esta socióloga sostiene que «si tenemos una buena base, el riesgo no es tal porque descartamos o censuramos los contenidos violentos, gore o autolesivos». Y en el mundo on line, al igual que en la vida de carne y hueso, la educación comienza en casa y en la capacidad de las familias de establecer «entornos de confianza en el ámbito on line», señala Garmendia. La gran mayoría de las familias (el 85%) habla con sus hijos e hijas sobre lo que hacen en el mundo digital, qué páginas visitan, las redes que usan, qué amigos tienen, qué actividades realiza… Pero son muchos menos las que usan medios técnicos para bloquear, filtrar o fiscalizar el consumo de internet de sus hijos e hijas.

Entre un tercio y algo más de un cuarto de las familias en Eslovenia, Noruega y Austria realizan ese tutelaje digital. Los que están a la cola del ranking son Irlanda (9,9%) y el Estado español (8,7%). En esta línea, Garmendia dice que una buena educación on line «depende, en cierto modo, es si los padres y madres están alfabetizados y conocen el entorno digital, si pueden ayudar a sus hijos. Hay de todo. Lo que nos parece fundamental es que los padres traten de acompañar y compartir con los niños desde edades tempranas su vida on line porque está comprobado que es más fácil evitar o solucionar problemas». Es como en la vida normal. «Si le preguntas a una niñas de 15 años qué ha hecho o si tiene algún problema –dice– te va a contestar con evasivas, que es lo que hemos hecho todos a esa edad. Si generas un clima de comunicación sobre la actividad on line se genera un entorno de confianza, el riesgo es menor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies