«La educación en igualdad llega tarde, cuando ya ha surgido violencia machista»

Heraldo de Aragón.- La catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid, María José Díaz-Aguado, directora del informe ‘La situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España’, recomienda trabajar desde Infantil.

Abordar la violencia machista en la escuela ha demostrado ser una herramienta que reduce el riesgo tanto de ejercer como de sufrir maltrato, pero esta educación llega en ocasiones tarde, cuando los jóvenes ya han iniciado una relación y han desarrollado las primeras conductas violentas o de control, más difíciles de corregir.

Así lo explica la catedrática de Psicología de la Educación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), María José Díaz-Aguado, directora del informe ‘La situación de la violencia contra las mujeres en la adolescencia en España‘, un estudio en el que participaron 13.267 adolescentes de entre 14 y 20 años.

El problema es que esta educación no siempre llega a tiempo. En la escuela, las actividades destinadas a la construcción de la igualdad y la prevención del sexismo se suelen trabajar en 3º o 4º de la ESO, es decir, cuando los chavales tienen entre 14 y 15 años.

«Es demasiado tarde», lamenta. Y explica las razones: los chicos suelen iniciar sus primeras relaciones de pareja con 13 años -a los 12 de media en el caso de aquellos que han vivido la violencia machista contra sus madres- con lo que han tenido tiempo para desarrollar conductas machistas, de violencia o de control con sus primeras parejas.

Según relata Díaz-Aguado, los chicos que ejercen esta violencia lo hacen de manera muy temprana, desde las primeras relaciones, y una vez que desarrollan las conductas machistas es mucho más complicado corregirlas.

La educación en Igualdad no es sólo útil para ellos, también lo es en el caso de las mujeres y, en especial, en aquellas que han sufrido la violencia machista en sus madres. «El riesgo de sufrir violencia disminuye si estas chicas, más vulnerables ‘a priori’, han abordado el tema en clase».

Por eso, esta experta recomienda trabajar desde la etapa de infantil la educación en igualdad, en colaboración con la familia, y sustituir los estereotipos machistas.

Cree conveniente que la prevención específica de la violencia de género se empiece a tratar como tarde a partir de 1º de la ESO y recomienda que se haga partícipes a los chavales de cómo empieza esta violencia, cómo evoluciona, cuáles son las primeras conductas de riesgo, de control, de intimidación y se combatan «viejas ideas» del tipo «quien bien te quiere, te hará sufrir».

«Si este tratamiento específico que ayuda a tomar conciencia de cómo empieza la violencia machista comienza a abordarse en 1º de la ESO, probablemente llegue también a los chicos en situación de riesgo», recalca.

Según el informe, casi la mitad de los encuestados dice haber trabajado en la escuela estos conceptos, un porcentaje que ha aumentado en los últimos años, pero en el que tenemos que avanzar mucho más, tal y como señala Díaz-Aguado.

«Vamos aumentado esta cifra a punto porcentual por año, así que tardaríamos 50 años en alcanzar al 100 % de la población. No nos lo podemos permitir», advierte. «El objetivo es llegar lo antes posible a toda la población y llegar a los jóvenes antes de que abandonen la escuela».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies