La directora del colegio de la niña que intentó suicidarse por bullying colgó el teléfono a su padre tras el suceso

Público.- La familia tomará acciones legales contra el centro si la investigación policial no se centra en las responsabilidades de la administración del colegio ante un claro caso de acoso por racismo.

Mª Carmen Domingo, directora del colegio de Saray, la joven de 11 años que ha intentado suicidarse tras sufrir acoso por parte de algunos de sus compañeros, colgó una llamada telefónica con el padre de la niña cuando el progenitor preguntó cómo se había pasado por alto la situación de su hija y después de que la pequeña ya se hubiera tirado por la ventana. 

La directora del centro llamó a los padres de Saray para conocer el estado de salud de la menor durante su hospitalización. Fue entonces cuando Carlos, su padre, pidió explicaciones para entender cómo nadie había reaccionado al acoso escolar que había sufrido la joven. Tras la pregunta, Domingo cortó la llamada sin ofrecer una respuesta, asegura el abogado de la familia, Miguel Lanaspa. 

Este periódico se ha puesto en contacto con el colegio zaragozano, el centro escolar concertado Agustín Gericó de Zaragoza, para preguntar por esta cuestión en particular, pero la administración no ha respondido y ha remitido a un comunicado oficial en el que aseguran que el centro está «a disposición de los órganos que dirigen la investigación» y donde rechazan la violencia que ha sufrido Saray. 

Visión de la familia

La visión de la familia es diferente y carga contra el centro y su profesorado: «La disposición del colegio no es favorable a encontrar una solución», ha asegurado el abogado. De hecho, están aún expectantes para ver qué camino sigue la investigación policial, pero dan por hecho que si en algún momento el Agustín Gericó pierde el foco de las responsabilidades, emprenderán acciones penales contra el mismo. 

«A la vista de la tramitación policial, si nosotros advertimos que no se encamina hacia donde entendemos que tiene que ir, que es frente a profesorado y el centro educativo, tomaremos la iniciativa y casi con toda seguridad acudiremos a la vía penal para exigir responsabilidades«, declara el jurista de la familia a este periódico. 

El segundo día tras la vuelta al cole, Saray, de tan solo once años, se tiró desde el balcón de su casa tras dejar una nota de despedida a sus padres, hermano y abuelo. La joven sufría acoso escolar por parte de algunas compañeras de clase y ante la perspectiva de volver a enfrentarlas al regreso de las vacaciones, intentó quitarse la vida. Este viernes, la niña recibió el alta médica y descansa junto a su familia en su hogar, a la espera de sanar las heridas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies