Flick, seleccionador alemán: «Es una pena que ya no podamos defender los Derechos humanos»

El Español.-La polémica sigue rodeando al Mundial de QatarLa decisión de la FIFA de castigar a las selecciones si los jugadores lucían el brazalete arcoíris en apoyo al colectivo LGTBI copó las portadas tras el rechazo de los distintos equipos a lucirlos pese a su idea inicial. Una de las que estaba dispuesto a llevarlo era Alemania y, sobre ello, se mojó su entrenador.

Hansi-Flick dio su propia opinión acerca de lo ocurrido y se mostró muy consternado por la decisión de no apoyar a los Derechos humanos en la cita mundialista. Además, aseguró que el castigo de las tarjetas amarillas no hubiese supuesto problema alguno para él. 

«El objetivo del brazalete era dar ejemplo, que es lo que quería el equipo. La FIFA puso freno a esto y amenazó con sanciones. Había muy poco margen para los equipos que jugaron ayer. El brazalete es un signo de diversidad y de los valores que representamos y vivimos. Nos tratamos con mucho respeto y aprecio, pero cuando se trata de aprecio y respeto, algunos no lo ven así», explicó en primera instancia.

«Las tarjetas amarillas no habrían sido un problema, pero la forma en la que queda la situación abierta y la amenaza de sanciones complicó la iniciativa justo antes del primer partido de Inglaterra y también de Holanda», agregó sobre la polémica vivida justo antes del partido de la selección inglesa, que era una de las que apoyaron la intención de lucirlos.

Sin embargo, ninguna de las que habían hecho público que lo llevarían lo hicieron. Todo se debió a los posibles castigos que podría ponerles la FIFA si salían con ellos al campo. En principio, la tarjeta amarilla era la sanción que recibirían los capitanes si lo portaban al inicio del partido.

«No hubo tiempo para reaccionar a eso, por lo que las federaciones prefirieron quitar la presión y no inmiscuir a los jugadores en eso. Creo que es una pena que ya no podamos defender los derechos humanos», reflexionó Flick sobre ello.

La decisión de la FIFA es llevar un brazalete con el mensaje ‘No discriminación’ en lugar del ‘One Love’ que pretendían lucir las selecciones. Una batalla que ha ganado el organismo ante los capitanes, ya que sus castigos podrían repercutir en ellos durante el Mundial.

El título, el objetivo

El seleccionador de Alemania también se mojó sobre las obligaciones de los suyos en el Mundial. Reflejó que su intención es hacerse con la Copa del Mundo y reeditar el título conseguido frente a Argentina en Brasil 2014. Un pensamiento ganador que acompañará a sus jugadores durante la cita de Qatar.

«Nuestro objetivo es el título. Hemos entrenado muy bien en los últimos días y estamos preparados para el partido. El grupo es muy fuerte, pero afrontamos los compromisos muy positivamente. Estamos contentos de empezar», recalcó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies