Felipe VI en su mensaje de Nochebuena: «Los principios éticos obligan a todos y están por encima de consideraciones familiares»

Confilegal.- El Rey Felipe VI ha reivindicado «los principios morales y éticos» que «obligan a todos sin excepciones» y «están por encima de cualquier consideración, de la naturaleza que sea, incluso de las personales y familiares».

«Así lo he entendido siempre, en coherencia con mis convicciones, con la forma de entender mis responsabilidades como jefe del Estado y con el espíritu renovador que inspira mi reinado desde el primer día», señaló ayer en su tradición discurso de este 24 de noviembre.

Unos principios a los éticos a los que se refirió en su proclamación como Rey en 2014.

De esa forma aludió, sin mencionarla de forma expresa, a su padre, investigado en tres diferentes causas por la Fiscalía del Tribunal Supremo.

 Aunque sus palabras estuvieron muy centradas en la pandemia de coronavirus que ha sacudido el país en 2020, Felipe VI se comprometió a «preservar los valores éticos» de la sociedad y también los «principios democráticos» y «el cumplimiento de las leyes».

En tiempos de «incertidumbre» –dijo– la Constitución española –uno de cuyos ejemplares figuraba al fondo del despacho– es garantía del modo en que los españoles entienden la vida, «la sociedad y el ser humano» y «su dignidad, sus derechos y libertades».

«Una Constitución que todos tenemos el deber de respetar y que en nuestros días es el fundamento de nuestra convivencia social y política», incidió, añadiendo que la Carta Magna es «un éxito de y para la convivencia en libertad».

En esa línea y, como hizo en anteriores mensajes navideños, pidió a los españoles que no olviden que el progreso conseguido en democracia es «resultado del encuentro y el pacto entre los españoles después de un largo periodo de enfrentamientos y divisiones».

 Resultado, prosiguió, de «querer mirar juntos hacia el futuro», unidos «en los valores democráticos» y en un «espíritu integrador» que respete «la pluralidad y las diferencias» con «capacidad de dialogar y alcanzar acuerdos».

A su juicio, esos principios «no pierden nunca vigencia por el paso de los años».

«NI EL VIRUS NI LA CRISIS NOS VAN A DOBLEGAR»

El Jefe del Estado defendió que el «modelo de convivencia democrática» es una de las fortalezas en las que apoyarse para hacer frente a la grave situación creada por la pandemia. Los españoles, recalcó, han superado otras «dificultades también graves» en las últimas décadas, y esta no será distinta: «ni el virus ni la crisis económica nos van a doblegar».

 Don Felipe comenzó su mensaje con unas palabras para las familias que no han podido reunirse por las restricciones sanitarias y con un recuerdo «con emoción y con todo respeto» por los fallecidos, que han dejado «en miles de hogares un vacío imposible de llenar».

MANTENER LA RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL

También dedicó palabras de ánimo para quienes luchan contra la enfermedad o sus secuelas. E hizo un llamamiento a mantener «la responsabilidad individual» como «instrumento efectivo de lucha contra el virus» mientras llegan las vacunas y los tratamientos.

 Reconoció que 2020 había sido «muy duro y difícil», con un virus que ha traído «sufrimiento, tristeza y temor» y que ha dejado en muchas familias «la angustia del desempleo o la precaridad», de no poder «cubrir las necesidades básicas» o de tener que abandonar negocios tras toda una vida de dedicación.

Sin embargo, proclamó que la respuesta «no puede venir de más desánimo o más desconfianza», sino de «afrontar el futuro con determinación y seguridad», con confianza en el país, en el modelo de convivencia, «con esfuerzo, unión y solidaridad».

«LA REINA Y YO HEMOS SENTIDO EL PULSO DE NUESTRA SOCIEDAD»

El Rey llamó a un «gran esfuerzo nacional» para el que, a su modo de ver, «lo más importante» son las personas, los miles de ciudadanos que han trabajado por los demás «con abnegación, compromiso y solidaridad».

 De hecho, señaló que eso han podido comprobarlo personalmente la Reina y él, que en estos meses de pandemia han recorrido distintos lugares de España.

«En el campo y en la mar, en los pueblos y en las ciudades, en los mercados, en las fábricas, hemos visto el coraje y el nervio de este país. Hemos sentido el pulso de nuestra sociedad que, pese a todos, ha mantenido a España en pie», dijo.

Con sus palabras, el Rey quiso rendir homenaje a los trabajadores sanitarios, por su «extraordinaria profesionalidad y gran humanidad», destacó la labor de las «organizaciones solidarias» y puso de manifiesto que la pandemia ha mostrado «una sociedad más unida que nunca en su lucha».

«Contamos, por tanto, con una sociedad fuerte y un Estado sólido», dijo, recordando cómo los servicios públicos y básicos, y las actividades esenciales se han mantenido en pie.

La pandemia, añadió, «ha revelado aspectos que necesitan ser mejorados y reforzados», pero también las «fortalezas como Estado avanzado», como han demostrado las Fuerzas Armadas, los Cuerpos de Seguridad, Protección Civil y Emergencias y otros servidores públicos.

«CADA PERSONA IMPORTA, Y MUCHO»

Ahora, a su entender, este es el  momento de combatir la crisis económica y «evitar, sobre todo, que derive en una crisis social».

«Cada persona importa, y mucho», recalcó, y por eso pidió tener en mente a personas y familias, y sobre todo a los jóvenes, que «no pueden ser los perdedores» y deben poder llevar a cabo sus proyectos de vida.

«España no puede permitirse una generación perdida», remachó.

Para el Rey, «proteger a los más vulnerables y luchar contra las desigualdades que la pandemia ha creado o agravado es cuestión de dignidad» y también será fundamental recuperar la economía, fortaleciendo el tejido empresarial, industrial y de servicios, apoyando a empresas y autónomos para crear «ese empleo que tanto necesita» el país.

En ese punto reivindicó la «oportunidad histórica» que brinda la UE.

Felipe VI afirmó que España como «un país extraordinario, de una enorme riqueza y diversidad cultural» construido a lo largo de siglos con «el esfuerzo de muchas generaciones de españoles» y  proclamó que el español no es «un pueblo que se rinda o se resigne en los malos tiempos».

Consciente de que «no va a ser fácil» superar la actual situación, quizo lanzar el mensaje de que «con esfuerzo, unión y solidaridad, España saldrá adelante».

«Con todos y para todos. Y, como Rey, yo estaré con todos y para todos, no solo porque es mi deber y mi convicción sino también porque es mi compromiso con todos vosotros, con España».

El jefe de Estado terminó su mensaje apuntando que «no será difícil que el año 2021 mejore a este 2020», con la expectativa de «recuperar en lo posible la normalidad» y con unas palabras para agradecer «muy sinceramente todas las muestras de afecto y apoyo» recibidas en este año de parte también de su esposa y sus hijas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies