Explosión de la delincuencia infantil y juvenil de origen magrebí en París y su periferia

ABC.- Según las cifras muy provisionales del ministerio del Interior, ha continuado agravándose y este año pudiera aumentar en un 50-51% con respecto a los dos últimos años

La delincuencia infantil y juvenil de origen magrebí ha crecido en un 51% en París y la región parisina, durante los últimos veinticuatro meses. En 2018, la policía especializada detuvo a 7.603 menores sin familia ni domicilio fijo en la capital y la región Isla de Francia. El 2019 se produjo un incremento del 20%, alcanzándose las 9.134 detenciones.

Según las cifras muy provisionales del ministerio del Interior, la delincuencia infantil y juvenil ha continuado agravándose; y este año pudiera aumentar en un 50-51% con respecto a los dos últimos años. «Estamos asistiendo a una explosión de la violencia muy muy juvenil. Las nuevas bandas de pequeños delincuentes tienen un jefecillo que no siempre llega a los 18 años, rodeado de chiquillos 12 a 15 años», comenta una fuente policial en rueda de prensa consagrada a lanzar un «grito de alarma».

Un portavoz del Elíseo agrega: «El presidente Emmanuel Macron es consciente del problema y ha pedido a su primer ministro, Jean Castex, que tome las medidas policiales y judiciales necesarias. En los nuevos presupuestos del Estado, justicia e interior tendrán un puesto importante».

Según los especialistas, la nueva delincuencia juvenil y muy juvenil está formada, esencialmente, por jóvenes que se fugaron o huyeron de Marruecos y Argelia, entrando clandestinamente en España, Italia y Francia, para terminar instalándose en la «banlieue», la periferia suburbana de París y las grandes ciudades.

Sin familia, sin domicilio fijo, muchos jóvenes y muy jóvenes pidieron socorro a varias asociaciones humanitarias. Con un éxito relativo. Otros, decidieron vivir en la jungla urbana, integrándose en bandas que terminan «trabajando» para organizaciones mafiosas, controladas por delincuentes franceses o magrebíes.

Si la «violencia salvaje» denunciada por Gérald Darmanin coquetea con el atraco a mano armada y el asalto de vehículos blindados de transporte de fondos, la nueva violencia infantil y juvenil está especializada en delitos relativamente menores, que pueden comenzar con la venta de tabaco de contrabando para terminar en el robo de farmacias o pensionistas que viven solos.

Según varios responsables de asociaciones de acogida y ayuda de jóvenes inmigrantes y refugiados, sin familia, muchos niños, adolescentes y menores se iniciaron en las grandes ciudades marroquíes a la delincuencia menor, incluso convirtiéndose ellos mismos en toxicómanos iniciados en su patria natal a la «maría», el chocolate, el canuto, el porro, el peta, el hachis, que más tarde terminarán vendiendo en varios barrios del norte de París (Porte de la Chapelle, Goutte d’Or) y su periferia suburbana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies