Detienen en Marbella a un joven por acosar sexualmente en Instagram a 37 menores de Estados Unidos y Canadá

Diario Sur.- Los investigadores aseguran que el arrestado mostraba una elevadísima agresividad hacia las víctimas, sometiéndolas a una gran presión y amenazándolas con difundir imágenes íntimas

Fue una agencia norteamericana de investigación la que dio la voz de alarma. Habían detectado a dos niñas que habían sido sometidas a un fenómeno denominado «child grooming», que consiste en el acoso sexual de menores por internet, y el autor podría encontrarse en España. Los agentes de la Unidad Central de Ciberdelincuencia del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) comenzaron a tirar de un hilo que les ha llevado a detener a un joven marbellí como principal sospechoso del ciberacoso. No solo averiguaron su identidad, sino también que utilizaba la aplicación de Instagram para su objetivo y que el número real de víctimas era mucho más elevado -ascendía a 37 menores, todas ellas de Estados Unidos y Canadá-.

En concreto, fue la Homeland Security Investigations (HSI) de la policía norteamericana la que, a través de la Embajada de Estados Unidos en España, dio pie a la investigación del CNP. Informaron de que dos niñas estadounidenses habían denunciado a un acosador sexual que podría localizarse en España, si bien este extremo no estaba confirmado.

La investigación no fue nada sencilla. Los agentes de la Unidad Central de Ciberdelincuencia observaron que el sospechoso adoptaba férreas medidas de seguridad, hacía uso de herramientas de anonimización y empleaba diferentes identidades virtuales. Además, captaba a sus víctimas, principalmente niñas norteamericanas, a través de Instagram.
Descubrieron que el acosador se ganaba la confianza de las víctimas haciéndose pasar por chicas de edad similar mediante la utilización de decenas de perfiles falsos. Una vez que caían en su trampa, comenzaba con el proceso de ciberacoso, durante el que el joven marbellí mostraba una elevadísima agresividad hacia las menores, sometiéndolas a una gran presión y amenazándolas con difundir entre sus contactos las fotografías íntimas que había obtenido de ellas.
Los policías nacionales siguieron el rastro del acosador hasta Marbella. Entonces los indicios, sobre todo el alto nivel de inglés que exhibía el sospechoso, hicieron barajar a los agentes la posibilidad de que podría tratarse de algún residente extranjero de larga duración de esta ciudad.

Sin embargo, conforme avanzaba la investigación y se localizaban nuevas identidades que el investigado habría asumido en Internet, esta hipótesis fue perdiendo fuerza. Finalmente, las pesquisas se centraron en una familia española, residente en la localidad costasoleña, cuyos miembros contaban con extraordinarios conocimientos en informática y robótica, además de un gran dominio del idioma anglosajón.

Durante la entrada y registro en el domicilio de Marbella se comprobó el uso de elevadas medidas de seguridad en los dispositivos informáticos analizados. Las evidencias encontradas apuntaron al hijo de la familia, un joven de 27 años, como el presunto responsable de los hechos.

De hecho, se hallaron nuevas conversaciones en las que acosaba a más menores y se identificaron a nuevas víctimas. Siempre según han informado desde la Policía Nacional, gracias al análisis realizado del material intervenido, se ha logrado identificar a un total de 36 víctimas en Estados Unidos y una más en Canadá.

Asimismo, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía hallaron en su poder una gran cantidad de archivos sexuales de menores. Por ello, una vez puesto a disposición judicial, se ordenó su ingreso en prisión.

Otro acosador detenido en Cartagena

En el marco de los operativos contra el «child grooming», la Policía Nacional ha detenido a otro acosador, esta vez en Cartagena (Murcia). La investigación que llevó hasta este joven se inició tras la denuncia de una mujer en la que aseguró que su hija, de 12 años, estaba sufriendo acoso a través de las redes sociales.

El presunto autor de los hechos habría abordado a la menor a través de una conocida plataforma, adoptando la identidad de otra menor de trece años. Una vez ganada su confianza, le habría confesado que realmente se trataba de un varón mayor de edad, procediendo al envío de fotografías de sus genitales y demandando material sexual explícito de la menor.

Tras un complejo proceso de identificación, el presunto acosador resultó ser un individuo de 30 años, de nacionalidad española y residente en Cartagena. El registro en su domicilio permitió acreditar que tenía una gran cantidad de material de abuso sexual infantil y que había llegado a utilizar hasta diez personalidades distintas en la red, en función de las niñas con las que contactaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies