Detenido un ‘mena’ en la Casa de Campo tras herir y robar a una joven delante de su sobrina de tres años

El Mundo.- El menor se marchó corriendo al centro de menores y se cambió de ropa pero pudo ser identificado por los agentes de la Policía Nacional

Un menor magrebí de 16 años fue detenido a las 12.00 horas del pasado domingo13 de junio tras herir a una mujer de 24 años después de quitarle el teléfono móvil que llevaba entre sus manos en el metro de Lago de la Casa de Campo de Madrid.

La víctima, Julieth Z. V., estaba acompañada de su sobrina de tres años y se dirigía a la entrada de la piscina municipal del Lago cuando un joven magrebí con el pelo rapado le agarró de su teléfono mientras la amenazaba. La joven trató de impedir el robo, pero el agresor golpeó a la mujer hasta quitarle el móvil y escapar.

Tras el asalto la chica se quedó tirada en el suelo y se sentó en un banco llorando y temblando junto a la pequeña. Tenía además una herida en uno de los dedos, según el Samur que atendió a la mujer. Una prima suya que estaba en la puerta de la piscina esperando a Julieth se acercó a verla y al conocer lo sucedido llamó de inmediato al 112. Una patrulla de la Policía Nacional acudió de inmediato y se entrevistó con la víctima que pudo describir las características físicas del asaltante y la dirección de la huida.

Media hora después un coche patrulla de la Policía Nacional se presentó en el lugar del robo con el presunto autor de los hechos. Le atraparon en el centro en el centro de menores extranjeros no acompañados (menas) de la Casa de Campo. La joven reconoció al ladrón por lo que fue conducido al Grume (Grupo de Menores de la Policía Nacional). Ya no llevaba el teléfono y se había cambiado de ropa en el centro para menores extranjeros para no ser identificado.

 Desde el pasado mes de marzo el centro de menores de la Casa de Campo está gestionado para la Comunidad de Madrid por la Fundación Antonio Moreno tras la marcha de la Fundación Diagrama. Los nuevos adjudicatarios recibirán seis millones de euros durante los dos próximos años por la gestión del centro para menores migrantes de entre 12 a 17 años con una capacidad prevista de 53 menores.

Pese a que los gestores han cambiado, los incidentes dentro y fuera del centro de los menores siguen sucediéndose. Además la fundación ha impuesto la ley del silencio a los trabajadores prohibiéndoles hablar sobre cualquiera de los incidentes diarios que se producen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies