Cuatro menores reconocen que abusaron de otra de forma grupal en San José del Álamo

Canarias 7.- La jueza les impone un año y nueve meses de internamiento en régimen semiabierto. La rodearon y la atacaron todos a la misma vez

Cuatro jóvenes que eran menores de edad en el momento de la comisión de los hechos reconocieron ayer ante la titular del Juzgado de Menores número 2 de Las Palmas de Gran Canaria haber abusado sexualmente y de forma grupal de otra mientras estaban de fiesta en el área recreativa de San José del Álamo. Los expedientados asumieron que, en febrero de 2019, se aprovecharon de la situación de especial vulnerabilidad de la víctima para llevarla a un lugar apartado de la zona de asaderos donde la rodearon y cometieron los abusos. Minutos antes, uno de ellos había tocado los pechos a otra adolescente que se encontraba de fiesta en dicho lugar.

Por todo esto, los cuatro expedientados han sido declarados responsables de tres delitos de abuso sexual y otro de abuso sexual a menores de 16 años y deberán cumplir una medida consistente en un año y nueve meses de internamiento terapéutico en régimen semiabierto, de los cuales los últimos seis meses tendrán que cumplirlos en régimen de libertad vigilada con tratamiento ambulatorio. Además, indemnizarán de manera conjunta y solidaria entre sí y sus respectivos padres con 6.000 euros a la víctima por el daño moral causado con sus actos. Este acuerdo de conformidad motivó la rebaja por parte del fiscal del delito de agresión sexual al de abuso.

Los hechos ocurrieron sobre las 15.30 horas del 9 de febrero de 2019 en la zona de asaderos de San José del Álamo, de la capital grancanaria. En ese mismo lugar se encontraban, por un lado, los cuatro expedientados y, por otro, la víctima con sus amigos. Esta última, menor de edad en la fecha de los hechos, había consumido varias bebidas alcohólicas por lo que se hallaba en una situación de especial vulnerabilidad.

Sobre las 15.45, la joven se encontró con uno de los expedientados en la zona del rocódromo y, tras entablar una conversación con él, este la invitó a subir hacia la parte arbolada que se encontraba sobre una pequeña colina. Una vez allí y en un momento determinado, aparecieron los otros tres menores y la rodearon entre todos al tiempo que uno de ellos la empujó de modo que la víctima cayó de rodillas al suelo. En ese instante, todos los menores «puestos de común acuerdo tanto en la acción como en el resultado y con ánimo de menoscabar la libertad sexual» de la adolescente, según el fiscal, se bajaron los pantalones y calzoncillos y «comenzaron a masturbarse» mirando hacia ella.

Al encontrarse en esta situación, «en un lugar apartado de la visión de sus compañeros de asadero y rodeada por cuatro chicos», la menor «se sintió impresionada y sin capacidad de reacción, no pudiendo emitir una negativa clara y explicita», expuso esta parte. En concreto, tres de los expedientados le tocaron sus pechos y sus nalgas y la penetraron oralmente, procediendo finalmente «a eyacular en su cara y en su chaqueta», mientras que el restante «se mantuvo en el lugar observando los actos que realizaban los otros tres expedientados» pero sin participar en los mismos.

Pero según reconoció ayer este último en la comparecencia ante la magistrada Mercedes Martínez Sánchez, un rato antes del ataque grupal, se encontró con otra menor que era amiga de la víctima anterior y que tenía menos de 16 años en el momento de los hechos, y «de modo sorpresivo y con ánimo de satisfacer sus lúbricos instintos, le tocó los pechos por encima de la blusa, dándose a continuación a la fuga», determinó el fiscal José Antonio Blanco Alonso.

Esta medida incluirá a los expedientados en el registro de agresores sexuales hasta que cumplan 28 años y les impedirá desempeñar cualquier tipo de empleo y voluntariado relacionado con menores de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *