Condenan a 60 años de prisión a un depredador sexual de menores que acosaba a sus víctimas por Instagram

El Mundo.- Las redes sociales se han convertido en la forma de sociabilizar de las nuevas generaciones y de seguir en contacto aunque pueden ser una auténtica pesadilla cuando aparece un peligro externo en forma de acosador. Es lo que les pasó a un grupo de amigos de Granollers, todos menores, cuando en sus vidas entró David C.G., el novio de la hermana de uno los adolescentes que usó los contactos que éste le facilitaba para amenazar a las víctimas y conseguir que le enviaran fotos desnuda además de hacer videollamadas de contenido sexual o, incluso, quedar con una de ellas para tener relaciones.

Por eso, la Audiencia de Barcelona condena a David C.G. a 59 años y 3 meses de cárcel varios delitos de amenazas, agresión sexual y utilización de menor de 16 años para espectáculos pornográficos y elaboración de pornografía infantil. La sentencia indica que el condenado conoció a un menor por una relación de pareja que tuvo con su hermana y que así pudo ganarse su confianza y de sus amigos. Así, en verano de 2018 consiguió contactos de sus amigas por Instagram y se creó una cuenta falsa para contactar con ellas y amenazarlas si no le daban las imágenes sexuales que pedía. Incluso usó información personal obtenida del hermano de su novia para hacer más creíbles sus advertencias.

Durante los meses siguientes el condenado consiguió el contacto de media docena de menores a las que amenazó con matar a sus amigos si no le enviaban fotografías y vídeos desnuda o hacían videollamadas masturbándose y gritando obscenidades. Con una de ellas llegó a quedar, junto al menor, en su coche y tuvieron relaciones sexuales con la excusa que «la persona que supuestamente usaba el perfil» de Instagram dañaría al hermano de la novia. En este sentido, el tribunal considera que no existieron realmente amenazas hacia este menor, que estaba considerado como víctima al iniciarse el procedimiento, ya que en ningún momento lo denunció y siguió facilitando contactos de amigas durante meses.

El tribunal también ha rechazado los argumentos del condenado sobre que le suplantaron su cuenta en las redes sociales, ya que tampoco lo denunció. Por otro lado, se ha tenido en cuenta las declaraciones «coherentes, firmes y coincidentes» de las víctimas en el juicio y por eso se condenó a David C.G. a casi 60 años de prisión más otros 10 de libertad vigilada cuando salga de la cárcel.

Con algunas de las víctimas el condenado hizo 20 videollamadas y a una de ellas la hizo acompañar de su novio para que mantuvieran relaciones sexuales delante de él por cámara, de lo contrario los mataría. Además, intentó amenazar a otro menor para que le diera más contactos de chicas sin conseguirlo. Algunas de las menores sufrieron secuelas por estas agresiones, con insomnio, ansiedad y depresión, por lo que necesitaron asistencia médica. Por eso, además de las penas de prisión, el condenado debe pagar 51.000 euros a cuatro adolescentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies