El Reino Unido traiciona a los niños refugiados

Fuente: El País
Fecha: 17/02/2017

En mayo de 2016 el Parlamento británico aprobó la enmienda Dubs a la Ley de Extranjería para facilitar la acogida de menores extranjeros no acompañados(MENA). De acuerdo con sus promotores, la medida estaba orientada a ayudar a unos 3.000 niños atrapados en diferentes agujeros de la Unión Europa, incluyendo el fronterizo campo de Calais, donde hasta un 80% de los niños censados encajaban en la categoría de MENA. Un número indeterminado de hasta 90.000 más recorrían como fantasmas las ciudades del continente.

Pero la victoria del Brexit y el cambio de gobierno evaporaron el sentido británico de la responsabilidad. El miércoles de la semana pasada, una nota vergonzante del ministro de inmigración anunciaba la acogida de 150 menores más y el cierre de los programas abiertos por su antecesor.

Para entonces Theresa May habrá reducido la enmienda Dubs al tamaño de una sala de cine de barrio, admitiendo a 350 niños. De los 3.000 previstos inicialmente. De los 90.000 que circulan por la UE.

Aunque en el País de las Maravillas en el que se ha convertido el Reino Unido resulta difícil encontrar una explicación racional a alguna decisión, The Guardian sugiere en una pieza reciente que la presión de los medios más conservadores ha hecho su efecto en este caso.

En mayo de 2016 el Parlamento británico aprobó la enmienda Dubs a la Ley de Extranjería para facilitar la acogida de menores extranjeros no acompañados(MENA). De acuerdo con sus promotores, la medida estaba orientada a ayudar a unos 3.000 niños atrapados en diferentes agujeros de la Unión Europa, incluyendo el fronterizo campo de Calais, donde hasta un 80% de los niños censados encajaban en la categoría de MENA. Un número indeterminado de hasta 90.000 más recorrían como fantasmas las ciudades del continente.

Tuvieron que pasar cinco meses antes de que el Reino Unido comenzase a admitir MENA en su territorio. Sin embargo, en septiembre del pasado año 750 niños fueron acogidos en base a las obligaciones de reagrupación familiar (550) y a la propia enmienda Dubs (200).

Pero la victoria del Brexit y el cambio de gobierno evaporaron el sentido británico de la responsabilidad. El miércoles de la semana pasada, una nota vergonzante del ministro de inmigración anunciaba la acogida de 150 menores más y el cierre de los programas abiertos por su antecesor.

Para entonces Theresa May habrá reducido la enmienda Dubs al tamaño de una sala de cine de barrio, admitiendo a 350 niños. De los 3.000 previstos inicialmente. De los 90.000 que circulan por la UE.

Aunque en el País de las Maravillas en el que se ha convertido el Reino Unido resulta difícil encontrar una explicación racional a alguna decisión, The Guardian sugiere en una pieza reciente que la presión de los medios más conservadores ha hecho su efecto en este caso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *