Una serie de Netflix pide perdón per una definición tránsfoba de la pansexualidad

La Vanguardia.- Ojalá todas las polémicas se resolvieran así

En Netflix hay una serie de animación que sólo recibe que loanzas por su retrato de la preadolescencia y su forma de resolver dudas acerca del sexo y la sexualidad. Bueno, siempre recibe loanzas salvo estos últimos días donde se hizo viral una escena donde se hablaba de la pansexualidad. En lugar de callarse callado, uno de los creadores ha querido reconocer en público que no acertaron a la hora de escribir esa broma.

La serie en cuestión es Big Mouth, que acaba de estrenar la tercera temporada en la plataforma (y tiene otras tres temporadas en camino). Es una serie sobre unos jóvenes estudiantes y los monstruos imaginarios que les explican la verdad acerca de los cambios en sus cuerpos y lo que es el sexo. En la escena que justamente habían empleado en Netflix para viralizar la temporada, aparecía una nueva alumna, Ali (Ali Wong), que decía ser pansexual.

Para el personaje, esto comportaba que le gustaban “los chicos, las chicas y todo lo que hay por el medio”. El problema es que, mientras es cierto que todavía hay discusiones acerca del significado de la pansexualidad, su forma de describir la situación sonaba tránsfoba. Y es que Ali, a la hora de referirse a todo lo que queda “por el medio”, incluía hombres y mujeres trans en proceso de transición. No es cierto.

Un chico trans es un chico, una chica trans es una chica y la bisexualidad no es tránsfoba sino que incluye las personas trans en sus respectivos géneros. No hubiera protagonizado esta polémica si, en lugar de referirse a personas trans como un tercer sexo, hubiera descrito las personas que se identifican como no-binarias, aunque estas también son incluidas dentro del espectro de la bisexualidad. Hoy por hoy, la pansexualidad se define simplemente como una atracción estética, romántica o sexual por una persona sin importar el género.

Al ver las quejas de los fans, que estaban sorprendidos ante un patinazo impropio de una serie siempre tan atinada, el cocreador Andrew Goldberg ha respondido en las redes sociales con una disculpa: “Nos equivocamos con esta definición de bisexualidad vs pansexualidad, y los demás creadores y yo nos disculpamos sinceramente por hacer que las personas no se sientan bien representadas”.

Ha explicado, además, que siempre se encuentran nuevos desafíos y que es un “super reto” definir algo tan complejo como “la sexualidad humana” y que esta vez lo podrían “haber hecho mejor”. Goldberg ha agradecido a las comunidades trans, pan y bi por abrirles los ojos, y piensan seguir escuchando en las próximas temporadas.

En esta era de ànimos encendidos y polémicas que corren como la pólvora (unas veces legítimas, otras excesivas), el caso de Big Mouth de Netflix debería servir de referencia. Una mayoría de fans explicaron en las redes sociales por qué les había decepcionado la serie y los creadores escucharon, analizaron su episodio, vieron que habían cometido un error y han pedido unas honestas disculpas vía Twitter. Ojalá las polémicas siempre se resolvieran así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *