Una batalla virtual contra el «bullying»

ABC.- Un psicólogo vizcaíno crea el primer videojuego destinado a concienciar sobre la LGTBI fobia

Jokin Ceberio halló en el suicidio una salida a los abusos, agresiones y burlas de sus compañeros de clase. El joven, que se quitó la vida apenas cuatro días antes de cumplir los 15 años, se convirtió en un icono de la lucha contra el «bullying», lacra que aún hoy esclaviza a uno de cada diez estudiantes en España. No es casualidad que Jokin sea también el nombre del protagonista de «De Fobos y Deimos», un videojuego con ADN vasco destinado a concienciar acerca del odio que encierran los muros del aula.

El videojuego hace especial énfasis en los casos de LGTBI fobia, lo que lo convierte en el primer título de esta temática que se diseña en el país. Su creador, Álex Rodríguez (Bilbao, 1988), fue de hecho objeto de acoso en el instituto por su orientación sexual, aunque incide en que en «De Fobos y Deimos» no solo quedó recogida su experiencia personal sino también la de un amplio número de víctimas de toda naturaleza.

Historias reales que dan forma a un RPG al que se puede acceder de forma gratuita y que sitúa en el centro de la acción a Jokin, un joven que comienza a estudiar en la Academia de Defensores. Una suerte de instituto destinado a formar a futuros protectores de «personas de a pie». Sin embargo, el protagonista pronto es consciente de que su paso por el centro no será grato debido a los constantes agravios a los que le someten algunos de sus compañeros de clase por su condición sexual.

Tal y como explica el propio Rodríguez, el jugador tendrá la posibilidad de ponerse en la piel de una víctima de «bullying». Las claves del videojuego están en la interacción con otros personajes y en la toma de decisiones, que pueden llevar a su protagonista por caminos muy dispares: «Hay que saber que no siempre podemos hacer lo que nos da la gana e irnos de rositas —destaca—. Cuando se intenta ser social se obtiene una respuesta más social, eso ya da una pista».

Los insultos y agresiones de sus compañeros obligarán a Jokin a emprender un viaje de «autodescubrimiento» que, en palabras de Rodríguez, le ayudará a «aceptar su identidad y a conseguir avanzar». En este sentido, subraya que el personaje habrá de encontrar cierta resiliencia para «salir adelante en momentos complicados». «Necesita hacer un despliegue de fuerzas abrumador para convertir la desdicha en aprendizaje y ser capaz de tomarse ciertas cosas con humor», apunta el también psicólogo vizcaíno.

El lado social del videojuego

El valor educativo y social inherente a «De Fobos y Deimos» ha sido reconocido por el Ayuntamiento de Bilbao, que el pasado octubre premió a Álex Rodríguez. El propio joven hace hincapié en el factor didáctico de su obra, que emplaza al jugador a adquirir un papel activo en la lucha contra la LGTBI fobia. «El videojuego requiere que nos movamos, que pensemos, que tomemos decisiones», manifiesta el psicólogo, que argumenta que esa es una posibilidad que no ofrece el cine.

El objetivo, añade, es el de «acercar la problemática del “bullying” a la población» y ofrecer un «espacio de reflexión» sobre una lacra que todavía persigue a muchos jóvenes del colectivo LGTBI, «aunque la situación vaya mejorando». «Quedarnos con el videojuego como una herramienta de ocio es algo muy reduccionista», insiste el joven, que recuerda que hoy en día existen títulos destinados a sensibilizar con otros problemas sociales como la polución, la pobreza o la guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *