Una banca machista con las mujeres que quieren emprender

Las firmas lanzadas por mujeres tienen menos opciones de obtener un crédito en su primer año de actividad que las promovidas por los hombres, según un informe del Banco de España

Para los economistas Susan Marlow y Dean Patton, «en la economía de mercado, la disponibilidad de financiación y el acceso a la misma es un elemento crucial en la creación, el desarrollo y la supervivencia de cualquier empresa». Actualmente, este «elemento crucial» tiene que pasar por diferentes filtros que han establecido las entidades bancarias. Además de tener en cuenta la solvencia económica de la empresa, los bancos también valoran si es un hombre o una mujer quién solicita esta financiación. Y según un informe publicado por el Banco de España titulado «La brecha de género en el acceso al crédito bancario», las compañías que en su año de fundación cuentan con una mujer a cargo de su dirección tienden menos a solicitar un crédito que las dirigidas por un hombre. Además, entre las que sí lo solicitan, la probabilidad de que lo obtengan es significativamente menor que para los capitaneadas por un varón. Este menor acceso al crédito desaparece en los años siguientes, una vez que la compañía tiene un historial de resultados que puede mostrar.

Riesgo

Tal y como explica el supervisor, una de las hipótesis que explicarían esta renuencia de las mujeres a pedir dinero prestado es que «corren mayor riesgo» con respecto a los hombres en la fundación y desarrollo de una empresa. Los bancos tienden a preferir a los hombres, ya que son estos los que dirigen los grandes negocios y es más probable que controlen los activos que las entidades buscan como garantía. En este sentido, el último informe elaborado por la consultora Oliver Wayman asegura que «sólo el 20% de los miembros de los consejos de administración (de 150 entidades analizadas para el estudio) son mujeres y el porcentaje en los comités ejecutivos se sitúa muy por debajo, en el 13%». Estos datos atienden a algunos de los motivos por los que los bancos tienen escasa confianza en conceder financiación a las empresas dirigidas por mujeres.

Otra de las hipótesis que, según el Banco de España, explicarían la falta de financiación a las emprendedoras es que «éstas no solicitan un préstamo ya que anticipan la falta de concesión por parte de las entidades». Los bancos solicitan a las mujeres información como el estado civil, la vida laboral o si la solicitud pudiera involucrar a otras personas, que hacen que sea menos viable para las mujeres directivas el acceso a un crédito. Para los hombres al frente de una compañía, la solicitud de esta información es prácticamente nula. En este sentido, la brecha de género en la demanda del crédito financiero se mantiene, incluso, algunos años después de la creación de la empresa. En este periodo temporal (después del primer año de vida de la compañía), la probabilidad de solicitar un préstamo bancario por parte de mujeres directivas se encuentra entre el 10% y el 25%.

 Morosidad

El informe también pone de manifiesto que las empresas dirigidas por mujeres que han sido dotadas de financiación en el mismo año de su creación tienen menos probabilidades de mora respecto a las empresas dirigidas por hombres. Esto desaparece en los años posteriores.

El informe del Banco de España asegura que cualquier barrera u obstáculo en el mercado del crédito puede complicar la apertura de un negocio, e incluso, la puesta en marcha del mismo. También podría provocar un impacto negativo en la supervivencia de la empresa, así como su éxito. Por esto, la entidad advierte a las entidades financieras de que deberían revisar los procesos empleados para la concesión de los créditos y se pregunta a su vez en qué medida la puesta en marcha de un nuevo sistema crediticio pudiese mejorar, para las mujeres empresarias, el acceso a esta financiación que necesitan para que su negocio arranque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *