Un matrimonio homosexual denuncia que España deniega el visado para la acogida de un menor

Fuente: Levante
Fecha: 21/06/2018

La pareja quería acoger en verano a un niño bielorruso, pero este ha sido el único entre 92 solicitudes que no ha obtenido autorización – Viajan hijos de familias sin recursos que viven en zonas próximas a Chernóbil

Un matrimonio homosexual denuncia que el consulado de España en Rusia ha vetado el visado a un niño de 10 años que iban a recibir en acogida durante el verano. Víctor Ajado y Jesús Núñez se pusieron en contacto hace meses con Familias solidarias con el pueblo bielorruso, una ONG que varias veces al año trae en acogida a menores de zonas próximas a Chernóbil (Ucrania).

Su intención era, según explica Ajado, ofrecerle al niño, un ambiente más saludable, además de bienestar y de mejorar sus recursos, ya que los desplazados suelen ser «casos especiales, atendidos por los servicios sociales y procedentes de familias desestructuradas». «Tenemos los recursos y nos hacía mucha ilusión poder ayudarle», lamentan.

Así, a final de febrero iniciaron todos los trámites necesarios y obtuvieron varios certificados en los que, tanto la Generalitat Valenciana como el Gobierno de España, acreditaban que el matrimonio de València se encontraba en condiciones de poder formalizar una acogida temporal y cumplía todas las garantías.

No obstante, el sábado pasado Víctor y Jesús recibieron la noticia de que el menor de 10 años que iban a acoger no iba a viajar a España porque el consulado español le había denegado el visado a última hora. Es el único caso de los 92 expedientes que la asociación presentó; de hecho, los otros 91 menores ya han llegado este mediodía a València para iniciar sus vacaciones.

«Tenemos claro que ha sido el cónsul quien, al comprobar que somos una pareja del mismo sexo, ha decidido retirar el visado al niño para que no pudiera viajar a València y estar con nosotros», aseguran. «El problema es el cónsul español», reiteran.

«Tenemos toda la documentación presentada, los informes favorables y también hay documentos de los servicios sociales de Bielorrusia donde dicen que el niño necesita salir», afirman.

En la respuesta oficial que han recibido, firmada por el cónsul Juan Pedro Pérez-Gómez, el motivo de la denegación es que «la información presentada para la justificación del propósito y las condiciones de la estancia prevista no resulta fiable». Además, fuentes consultadas por este periódico aseguran que en la documentación faltaba la firma del padre biológico del menor, pero el matrimonio descarta que sea el motivo real. «Eso es habitual porque son casos de familias desestructuradas y muchas veces los padres y las madres cumplen condena en la cárcel. El padre de este niño está en el hospital y el consulado tiene informes médicos, la autorización de la madre y los documentos de los servicios sociales. En todos los años que lleva trabajando la asociación, esto no ha pasado nunca… son demasiadas casualidades», opina Víctor.

Ahora, miran las fotos del menor que iban a acoger y esperan que la situación se resuelva «sobre todo por él», que vive sin medios en una aldea en la zona fronteriza entre Bielorrusia y Ucrania. Además, después de enseñar la habitación que le habían preparado, afirman que la decisión también ha supuesto un «palo para toda la familia», ya que iban a pasar los meses juntos en un apartamento en la playa.

Pregunta en el Senado
En el Senado, Compromís ha exigido a la diplomacia española que medie en caso de que Bielorrusia vete la acogida de menores a parejas homosexuales. Además, el portavoz Carles Mulet ha preguntado «el por qué de la negativa del cónsul español en firmar únicamente en un caso de dos padres varones». «Queremos saber hasta qué punto se han obstaculizado la tramitación de casos de matrimonios homosexuales y qué medidas ha adoptado la diplomacia española en estos casos; como país vanguardista en los derechos LGTBI+, no podemos consentir ningún tipo de discriminación por estos hechos», manifiesta Mulet.

Desde la asociación aseguran que en los 20 años que llevan de labor nunca antes se había denegado un visado, por lo que afirman que el cónsul ha sido «muy estricto» en esta ocasión, aunque descartan que se trate de un caso de homofobia.

No obstante, Víctor asegura que durante el proceso se le sugirió que sería más recomendable realizar la petición de forma individual y que, después de presentar los primeros documentos, la Oficina de Extranjería de la Delegación del Gobierno le pidió «información que a otras parejas no».

Cabe tener en cuenta que Bielorrusia tiene vetadas las adopciones a las parejas homosexuales, además del matrimonio entre personas del mismo sexo. Lo que sorprende a los afectados en este caso es que la decisión «la ha tomado el consulado español».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *