Un juez de Seúl ordena que Japón indemnice a las ‘mujeres de consuelo’

La Vanguardia.- Tokio deberá pagar 75.000 euros a doce esclavas sexuales de la II Guerra Mundial.

Han tenido que pasar más de siete décadas para que reciban justicia. Ayer, en lo que supone una sentencia histórica, un tribunal de Seúl ordenó al Gobierno japonés a indemnizar con 75.000 euros a doce de las esclavas sexuales surcoreanas explotadas en burdeles militares nipones durante la Segunda Guerra Mundial. Es probable que el fallo, que Tokio ya ha dicho que no piensa acatar, congele aún más las frías relaciones entre estos dos aliados claves de Estados Unidos en la región.

“Las evidencias materiales y los testimonios muestran que las víctimas sufrieron un dolor físico y mental extremo e inimaginable por los actos ilegales del acusado, que no ha sabido compensarlas por su sufrimiento”, leyó el juez Kim Jeong Gon. Según algunos historiadores y académicos, hasta 200.000 mujeres, en su mayoría coreanas –también las hubo chinas y de otros países del sudeste asiático–, fueron forzadas o engañadas a prostituirse en una red de lupanares montado por el ejército del imperio del Sol Naciente para sus huestes entre 1932 y 1945, los años más cruentos de la violenta ocupación japonesa en la región.

Apodadas eufemísticamente como mujeres de consuelo o mujeres de solaz , su pasado permaneció oculto durante décadas bajo el peso de la vergüenza y la estigmatización social. No fue hasta 1991 que una de las víctimas, Kim Hak Soon, hizo pública su historia de abusos y violaciones durante aquellos años, un testimonio que animó a varias decenas más a sacar sus casos a la luz. En la actualidad, tan solo quedan vivas 16 de ellas, todas ellas ancianas que superan los 80 o 90 años.

“Es un fallo histórico”, resumió un grupo que da voz a esas mujeres. Según dijeron, la demanda se presentó en el 2013 por parte de una docena de supervivientes como un intento de exigir cuentas a las autoridades japonesas, a las que acusan de blanquear la historia y los abusos cometidos por su tropa imperial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *