“Te vamos a tirar piedras, maricón”

Fuente: El Mundo
Fecha: 09/05/2017

Un menor de edad cumplirá cuatro años de internamiento y otros tres de libertad vigilada tras admitir que, junto a un amigo, apedreó y dejó en las vías del tren de la estación de Sitges (Barcelona) a un hombre por su condición de homosexual y le robó. Según recoge la sentencia, cuando ya habían escogido a su víctima, el menor le advirtió: “Te vamos a tirar piedras, maricón”.El 6 de octubre de 2016 el ahora condenado y otros tres amigos fueron hasta el local de ambiente gay ‘Besos’, situado en pleno corazón del ocio nocturno de la localidad costera. Ahí “se estuvieron riendo” de la condición sexual de uno de los clientes que se encontraba en la puerta, según recoge la sentencia. Amedrentado, el hombre se metió en el bar y no salió hasta las 4.30. Ya en la calle, y cuando se encaminaba a la estación por el paseo marítimo, volvió a encontrarse con los cuatro. Intentó esquivarlos tomando otro camino, sin éxito. El grupo le siguió hasta el apeadero.

Fue mientras esperaba el tren en dirección Barcelona cuando dos de los cuatro, entre ellos el menor, comenzaron a hostigarle “con el propósito de acabar con la vida” de la víctima, “de menspreciarle por razón de su orientación sexual” y de robarle. Según la sentencia, sucedieron las tres cosas en apenas diez minutos.El menor fue el primero en dar el paso. Se sentó junto a su víctima y empezó a amenazarle. “Te vamos a asaltar, dame la bolsa o si no te vamos a tirar piedras”. Cumplió con su palabra. Saltó a las vías del tren y empezó a lanzarle piedras “de grandes dimensiones”. El mayor de edad que le acompañaba y que todavía debe ser juzgado por los mismos hechos aprovechó la situación para ir más allá. “Le golpeó fuertemente en la cabeza, haciéndole caer al suelo”, recoge la sentencia.A partir de ahí propinaron al hombre una paliza. Le dieron patadas por todo el cuerpo y le golpearon con piedras en la cara. Después le robaron todo lo que llevaba. El teléfono móvil y 60 euros. Aturdido por los golpes, el hombre se cayó a las vías del tren, donde los dos agresores lo dejaron abandonado.Paradójicamente, fue uno de los acompañantes del menor condenado el que, junto a otra persona que estaba en la estación y haberse negado a “dar el palo”, acudió a socorrer a la víctima. Entre los dos lo sacaron de la vía del tren, “salvándole la vida” zanja la sentencia del juzgado de menores número 2 de Barcelona. El menor ha sido condenado por tentativa de homicidio y robo con violencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *