Siete universidades europeas reclaman a Egipto que ponga en libertad a un activista en derechos humanos

El País.- Patrick G. Zaki cursa un máster coordinado por la Universidad de Granada y fue arrestado el pasado viernes al volver a su país para visitar a su familia

A Patrick George Zaki, estudiante de un máster en Estudios de las Mujeres y de Género (GEMMA) coordinado por la Universidad de Granada, se le perdió la pista el viernes 7 de febrero cuando aterrizó en el aeropuerto de El Cairo. Zaki, de 27 años, volvía a su tierra para visitar a su familia durante cuatro días después de terminar los exámenes de su primer cuatrimestre universitario. Volaba desde Bolonia y según un comunicado de la organización de defensa de derechos humanos Egyptian Initiative for Personal Rights (EIPR), el joven llegó a primera hora de la mañana del viernes al aeropuerto, donde fue inmediatamente detenido por agentes de la Agencia de Seguridad Nacional (National Security Investigations) que lo trasladaron a sus dependencias en la capital egipcia.

A Zaki, que además de estudiante era investigador y activista pro derechos humanos y derechos LGTBI, se le perdió la pista durante las siguientes 24 horas. Las noticias posteriores lo sitúan detenido ya oficialmente en Mansoura, su ciudad natal, a 120 kilómetros de El Cairo. Según EIPR, “en esas 24 horas, según el abogado que se reunió con él el fin de semana en la oficina del fiscal en Mansoura, le golpearon, le dieron descargas eléctricas, lo amenazaron y lo interrogaron sobre asuntos relacionados con su trabajo y su activismo”.

Este martes por la mañana se ha celebrado una concentración en la Universidad de Granada para pedir su libertad. En ella han participado profesores y estudiantes de este máster Erasmus Mundus que se imparte en siete universidades europeas y que Patrick cursa desde septiembre de 2019. Esta era su primera vuelta a casa desde el inicio de los estudios. Durante la concentración se ha leído un comunicado de todas las instituciones participantes en esos estudios en el que han instado “al Gobierno egipcio a liberar inmediata e incondicionalmente a Patrick George Zaki, retirando cualquier cargo contra él y a que, en tanto esté bajo custodia, garantice su integridad física”.

Por parte de la Universidad de Granada, Pedro Mercado Pacheco, vicerrector de Política Institucional y Planificación, ha manifestado que la institución está realizando las gestiones necesarias para conocer en qué situación está Patrick y ha contado que con este acto se pretende mostrar la preocupación del ámbito universitario y que, sobre todo, es una exigencia a todas las autoridades responsables de que se garanticen los derechos de asistencia letrada y todas las garantías procesales al detenido, y los derechos humanos por los que Patrick llevaba muchísimo tiempo luchando”.

Adelina Sánchez Espinosa, directora del Máster GEMMA y profesora de la UGR, cuenta que el master se coordina desde la UGR y se imparte simultáneamente en siete universidades de Europa. “Patrick hablaba italiano e inglés y decidimos que lo cursara en la de Bolonia”. Entre los cientos de aspirantes a este master, él fue elegido porque “académicamente es excelente, tiene experiencia investigadora y su experiencia como activista y su trabajo en defensa de los derechos humanos y los derechos LGTBI lo hacían perfecto para cursarlo”, asegura Sánchez Espinosa, que añade que “curiosamente, Patrick contaba con un permiso especial del Gobierno a través de lo que se llama ventana egipcia”, un acuerdo especial entre la Unión Europea y el Gobierno egipcio para que ciertos estudiantes puedan salir sin problemas a formarse a universidades con proyectos avalados por la Unión Europea.

Según EIPR, Egipto ha hecho uso de una denuncia falsa y de una orden de arresto vigente desde septiembre de 2019, poco después de la salida hacia Italia del investigador y activista. El Ejecutivo egipcio, según esta organización de derechos humanos, lo acusa de ”publicar rumores y noticias falsas para quebrantar la paz social y sembrar el caos, incitación a la protesta sin permiso para socavar el poder de las autoridades, hacer una llamada a derrocar el poder, usar una red social para minar el orden social y la seguridad pública e incitación a la violencia y a actos terroristas”. Aparentemente, la decisión por ahora es tenerlo detenido 15 días mientras continúa la investigación policial contra él.

Los estudiantes que comparten master con Patrick han exigido igualmente, en un comunicado leído durante la concentración, “la liberación inmediata e incondicional de Patrick, una investigación seria e independiente del Gobierno egipcio sobre las condiciones de su detención ilegal y la violación de sus derechos humanos y la interrupción de prácticas que incluyan arrestos ilegales”.

Este diario se ha puesto en contacto sin éxito con la Embajada de Egipto en Madrid y con el Servicio de Información del Estado del Gobierno egipcio para recabar su versión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *