Sanidad deja sin plaza en el hospital a una brillante bióloga por su discapacidad

Se llama Carmen Lafuente y es una brillante y meritoria bióloga. Estudió en la Universidad de Alcalá de Henares y sacó una excelente nota en su trabajo de fin de grado que trataba sobre la genética del glaucoma. Se trata de un tema que conoce muy bien, no solo por ser su especialidad, sino porque ella misma padece glaucoma congénito que le provoca una discapacidad visual del 78%. Esto no le ha impedido terminar su carrera, y sacar también la carrera de piano.

Sin embargo, en este punto de su formación, se ha encontrado con que no puede acceder a su plaza de Bióloga Interna Residente que le correspondía en el Hospital de Basurto (Bilbao). Sanidad no encuetra un hospital que tenga un puesto adaptado a sus necesidades: “No es solo que no me pueda incorporar a mi plaza sino que recientemente me h

La ONCE al rescate

Pero además de los medios de comunicación que están denunciando esta ‘injusticia’ la Fundación ONCE está también ayudando a Carmen en su lucha por conseguir lo que se ha ganado a base de mucho esfuerzo: “Ahora mismo tengo que redacta un recurso de alzada ante la resolución del ministerio y los servicios jurídicos de la ONCE me están ayudando a redactarlo”.

llegado la resolución del Ministerio de Sanidad en la que se me informa de la pérdida de derechos de la misma”.

“Esto no solo lo hago por mí sino por la gente que viene detrás”

El hecho de que ella haya estudiado y superado brillantamente -con muchísimo esfuerzo y dedicación- las pruebas que se le han puesto por el camino -equivalentes al MIR de los médicos- no ha sido motivo para que esta joven que cursó sus estudios en la Universidad de Alcalá de Henares haya obtenido la plaza que legalmente le correspondía: “Cuando empecé a estudiar esta especialidad ya sabía que las cosas no iban a ser fáciles pero a mí me encanta la biología y era necesario luchar por ello. Esto no lo hago por mí sino por la gente que viene detrás”, afirma la joven bióloga que sigue luchando por conseguir lo que se ha ganado.

Carmen, que tiene una discapacidad del 78%, lleva ya año y medio esperando incorporarse a su plaza de Bióloga Interna Residente en el Hospital de Basurto de Bilbao y tras la negativa intentó conseguir plaza en otros hospitales españoles con el mismo éxito: “Pedí el traslado al Hospital Ramón y Cajal de Madrid pero la actitud -negativa- fue un poco parecida a la que sufrí en el hospital de Basurto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *