Parejas de hecho que no pueden ser familia numerosa, una discriminación en el siglo XXI

El País.- Los partidos se ponen de acuerdo en corregir la desigualdad introducida por el PP en 2003

Miguel Ángel Fernández, de 33 años, y Tamara Guerrero, de 31, tienen tres hijos: Valeria, de 5 años, Hugo, de 2, y Marco, de 1. Sin embargo, no son una familia numerosa. O al menos, no todos sus miembros. En su título, que expide la Comunidad de Madrid, solo aparece el padre con los tres pequeños. La madre se ha tenido que quitar, quedando excluida de los beneficios que le corresponderían. La razón, en pleno siglo XXI: que no están casados. Una discriminación introducida por el PP en la Ley de Familias Numerosas de 2003, y que, 16 años después, con ocho años de Gobierno socialista incluidos, nadie ha eliminado, en un país en el que casi la mitad de los niños nacen ya de madres no casadas. Ahora es el propio PP, pero también Ciudadanos, PSOE y Podemos lo que muestran voluntad de corregirlo.

Cuando nació el pequeño y fui a sacar el título con toda la documentación, me dijeron que al no estar casados solo podía estar uno de los padres. Tuve que decidir en el momento quién, y me puse yo porque tenía a mi nombre el contrato de la luz, para que nos dieran el bono social”, explica Fernández, autónomo con una pequeña asesoría fiscal. Guerrero, que trabaja con él, ha tenido que pagar casi 600 euros al matricularse en Psicología en la UNED, cuando con el carné de familia numerosa serían solo 290 euros. Cuando está ella sin su pareja, tampoco puede acceder a los descuentos en las tiendas de ropa infantil o en cadenas como el McDonald’s, aunque vaya con los niños. Para solicitar subvenciones en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, ciudad donde residen, solo puede hacerlo él, que es quien ostenta el título.

“Tenemos los mismos hijos que otras familias con los padres casados, no somos menos familia”, critica Fernández. “El matrimonio no debería ser un condicionante, es una opción personal”, opina. “Las familias numerosas lo son por el número de hijos, se trata de compensar económicamente a los padres por el mayor gasto que supone mantenerlos”, coincide María Menéndez, presidenta de la Asociación de Familias Numerosas de Madrid,.

Sin embargo, la Ley de Familias Numerosas establece en su artículo 2 que “se consideran ascendientes al padre, a la madre o a ambos conjuntamente cuando exista vínculo conyugal”. El PP quería cerrar así cualquier resquicio a las parejas gais por la vía de las uniones de hecho, dos años antes de que se aprobara el matrimonio homosexual. El grupo socialista presentó entonces enmiendas, que no prosperaron. Y en mayo de 2008, se aprobó en el Congreso una proposición de ley para pedir al Ejecutivo que corrigiera la norma, pero no se llevó a cabo.

“Debería reformarse”, afirma Menéndez, algo en lo que coinciden fuentes de la Federación Española de Familias Numerosas, que defiende que se conceda el título cuando exista un “vínculo estable como pareja de hecho” para evitar la “pérdida de derechos y beneficios” para uno de los progenitores. Desde ambas asociaciones, avisan de que esta disposición afecta también a las parejas separadas o divorciadas, en las que uno de los dos progenitores ha de quedarse fuera del título, aunque esté abonando una pensión o tenga la custodia compartida.

Desigualdad entre comunidades autónomas

Es difícil calcular a cuántas familias afecta la discriminación. En 2017, había en toda España 675.955 títulos en vigor, según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que no distingue por número de ascendientes o vínculo de los padres. Según la Encuesta Continua de Hogares del INE, 577.400 familias convivían con tres o más hijos menores de 25 años en 2018, de las cuales, 57.900, es decir, el 10%, eran parejas de hecho. Sin embargo, algunas comunidades autónomas, que son las que expiden el título, equiparen a las parejas de hecho y se lo conceden, como Cataluña y Baleares, y otras no, como Andalucía y Madrid, que con 235.000 títulos, suman uno de cada tres en vigor.

Fuentes del Ministerio afirman que son conscientes del problema, aunque no ha dado tiempo a resolverlo durante estos meses de Gobierno. Entre los principales partidos con representación parlamentaria, el único que ha hecho una referencia expresa al tema ha sido Albert Rivera, de Ciudadanos, que aseguró que si llega a ser presidente, “una de las primeras medidas” será equiparar por ley a las parejas de hecho con los matrimonios, con mención expresa, entre otras desigualdades, a que ahora no pueden ser consideradas familias numerosas. “En un país moderno, me parece que es un paso fundamental”, afirmó. Finalmente, es una de las medidas de su programa electoral para el 28A.

El PP lleva en el punto 225 de su programa el problema de separados y divorciados, sin mencionar a las parejas no casadas. Sin embargo, portavoces del partido aseguran, a preguntas de este diario, que quieren “llevar a cabo las modificaciones legislativas necesarias para equiparar a las parejas de hecho a aquellos progenitores con vínculo conyugal”. Incluso, cuando se pregunta si se incluirán solo a las parejas registradas o también a las que acrediten una relación estable de convivencia, responden: “Nosotros pensamos que hay que evitar la discriminación entre las personas que por distintas circunstancias optan por formar sus familias de distinta manera. Los hijos son los que otorgan la condición de familia numerosa y la Administración Pública lo que tiene que hacer es ayudar a esas familias eliminando obstáculos administrativos”.

Portavoces del PSOE responden a preguntas de este periódico que “aunque no esté de manera explícita en el programa”, la inclusión de las parejas de hecho como familia numerosa “es una de las reivindicaciones históricas con las que estamos de acuerdo”. “En la futura ley de apoyo a las familias”, añaden, “los beneficios no estarían condicionados por el estado civil”. Desde Unidas Podemos, manifiestan que están “de acuerdo en todo lo que suponga equiparación de derechos entre las parejas de hecho y los matrimonios”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *