Nueva York invierte en programas juveniles educativos y antiviolencia

EFE.- La Alcaldía de Nueva York anunció este jueves que invertirá más de 3,6 millones de dólares en varios programas juveniles destinados a la educación, la empleabilidad y la lucha contra la violencia, con especial énfasis en los barrios más afectados por la pandemia de COVID-19, que concentran más población negra y latina, es decir, más multirraciales.

Las iniciativas fueron anunciadas en medio de reformas policiales y bajo la promesa del alcalde, Bill de Blasio, de desviar fondos de la Policía de Nueva York tras las protestas antirracistas que se suceden desde hace más de una semana tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un agente blanco en Mineápolis.

En su rueda de prensa diaria, el alcalde dio paso a su esposa, Chirlane McCray, que encabeza un equipo de trabajo sobre inclusión racial formado por unos 70 miembros de la Administración al que adjudicó “los cambios fundamentales” derivados de las protestas, comenzando por el desvío de fondos de la Policía para la juventud.

La primera dama neoyorquina desgranó las primeras iniciativas para los jóvenes, tres programas en colaboración con una red de apoyo a personas en libertad condicional entre los que destaca uno, dotado de 3,65 millones de dólares, que ofrecerá a 2.700 jóvenes un curso de verano remoto y remunerado sobre empleo y liderazgo cívico.

Asimismo, se ha dedicado un presupuesto más modesto, en torno a 300.000 dólares, a un programa de mentorización para que los jóvenes diseñen campañas sobre la distancia social y a otro para que organizaciones juveniles locales en comunidades de renta baja den formación sobre salud pública, entre otras cosas.

La Alcaldía también prepara “reuniones” en cada distrito entre agentes de Policía, organizaciones mediadoras de justicia racial y adolescentes para “explorar abiertamente sus interacciones” y “dialogar a los jóvenes” sobre sus “preocupaciones”.

Por otra parte, McCray anunció también un programa de revitalización de restaurantes familiares y de barrio que cuenta con una dotación de 3 millones de dólares para apoyar a empresarios y trabajadores, con preferencia a los que “ofrecen comida gratis o con coste reducid a neoyorquinos afectados por la COVID-19.

Preguntado por el alto perfil de su esposa en la gestión de la ciudad y la posibilidad de que esta se presente a la presidencia del distrito de Brooklyn el año que viene, De Blasio defendió que desde sus inicios como alcalde es su “asesora más cercana” y sugirió que las críticas tienen que ver con que es “una mujer” o es “afroamericana”.

McCray afirmó que trabaja como “voluntaria” en la Administración porque le “preocupa la gente, especialmente las comunidades negras que han estado afectadas desproporcionadamente por el virus”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *