Muere Honey, la delfín que pasó sus últimos dos años de vida abandonada y solitaria en un acuario cerrado

De acuerdo con la organización, Honey fue capturada en 2005 por cazadores en alta mar y depositada en el acuario de Inubosaki, donde compartía morada con otras especies.

El parque temático se vio obligado a cerrar en enero de 2018 por la brutal caída de visitantes, una crisis que venía arrastrando desde el terremoto y tsunami en el país en 2011. Sin embargo, pese a que tras echar el cerrojo hubo varios intentos de vender las instalaciones, ninguna negociación llegó a puerto.

Animales abandonados

Sin embargo, los animales quedaron abandonados en el interior, entre ellos Honey y 46 pingüinos, cuya situación desesperada fue denunciada en septiembre de 2018 por la ONG dedicada a la protección de esos cetáceos. Este es un vídeo de esa época:

Los miembros de la organización filmaron en varias ocasiones las duras condiciones del confinamiento de Honey, solitaria en su estanque. Ella y sus compañeros de encierro sobrevivieron todos esos meses gracias al trabajo de un cuidador que siguió acudiendo al acuario para alimentarlos.

Los intentos de The Dolphin Prokect para rescatarla y llevarla a un refugio fueron infructuosos. La organización ha publicado las que probablemente son las últimas imágenes de la delfín mientras era alimentada por el cuidador.

La ONG lamenta la muerte del cetáceo, y subraya que no es la única de su especie en esa situación. En países como Estados Unidos, Corea del Sur, Guatemala, Nicaragua y Brasil han sido encontrados delfines en situaciones similares, que en su mayoría han logrado ser rescatados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *