Milagro en un colegio público de Zaragoza: de gueto a ejemplo educativo

El Ramiro Soláns, situado en un barrio marginal de Zaragoza, ha pasado de tener sólo un 5% de aprobados en Primaria a superar el 75% gracias a un proyecto educativo innovador que incluye técnicas como el yoga. Los menores aspiraban a ser chatarreros, ahora sueñan con ser médicos y policías.

Por los pasillos -y sobre las tablas- del Teatro Real de Madrid han paseado y cantado esta semana más de 120 niños de colegios e institutos de toda España. Un concierto solidario -centrado en los graves problemas medioambientales que acosan a las ciudades- en el que han participado unos alumnos muy especiales procedentes de un colegio público de Zaragoza que ha obrado el milagro: el Ramiro Soláns ha pasado en poco más de una década de ser un auténtico gueto a ser un referente en la innovación educativa y en el éxito contra el fracaso escolar. En su tabla de los mandamientos se encuentra el compromiso del profesorado, la participación e implicación de toda la comunidad educativa, el trabajo en equipo, la innovación y la formación en la puesta en marcha de las diferentes actuaciones y proyectos.

Son poco más de las 9 de la mañana y el calor ya es insoportable en la clase de 2º de Infantil del colegio Ramiro Soláns de Zaragoza. Los alumnos de cinco años rodean a su maestra Vanesa e intentan -mientras suena de fondo Respirar de Bebe- concentrarse en sus palabras: “Nos vamos a convertir en una montaña fuerte. Vamos a pensar que aunque llueva, truene, haya gritos o nos estén molestando, nosotros seguiremos siendo una montaña firme, a la que no afecta nada. Cogemos aire, lo soltamos. Y respirad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *