Mashrou Leila, los héroes del «indie pop» árabe, perseguidos por homofobia

La Voz de Galicia.- Fundamentalistas cristianos amenazaron al grupo, liderado por un cantante abiertamente gay

El grupo libanés Mashrou Leila, liderado por el cantante abiertamente gay Hamed Sinno, ha sido amenazado por fundamentalistas cristianos que se oponen a su actuación en el Festival Internacional de Biblos (Líbano) el próximo 9 de agosto.

La página de Facebook Soldados de Dios, con más de 5.900 seguidores, ha lanzado una campaña de odio en la que exigen la cancelación de la actuación de la banda por «insultar a la Biblia y promover la homosexualidad». Algunos usuarios han amenazado con usar la violencia contra la banda y los que vayan al concierto. El lunes se unió a esta campaña el Arzobispado Maronita de Biblos. Fuentes del arzobispado declinan hacer comentarios y se remiten a su comunicado en el que piden la prohibición del concierto, ya que «sus letras contienen ataques a ritos cristianos».

La ácida crítica social de las letras de Mashrou Leilacontra el establishment político y social y su reivindicación de los derechos LGTB desafían el conservadurismo de Oriente Medio. «Nuestras letras intentan arrojar luz sobre los problemas del mundo que nos rodea, mientras intentamos que nuestra gente esté orgullosa. Ni más, ni menos. No tenemos ninguna misión de arbitrariamente blasfemar o faltar el respeto a símbolos religiosos», anunció la banda en un comunicado esta semana. Añaden que les extraña esta campaña de difamación, ya que «la banda ha tocado estas canciones alrededor del mundo, por todo Líbano y en Biblos antes».

Con tres discos en su haber (Mashrou’ LeilaEl Hal Romancy y RassÜk), estos cuatro libaneses llevan un decenio conquistando escenarios internacionales como París, Londres, Toronto, San Francisco o Barcelona. Pero esta polémica en Biblos no es el primer bache que sufren en escenarios del mundo árabe.

En el año 2017, en uno de sus conciertos en El Cairo (Egipto), el público enarboló la bandera arco iris. Como represalia, la policía egipcia arrestó a seis hombres bajo cargos de «promover desviación sexual» e «incitación a la depravación».

Amnistía Internacional denunció que los detenidos se exponían a examinaciones anales para determinar la orientación sexual del detenido, una práctica clasificada como forma de tortura según la ONU. Tras este incidente, Egipto prohibió la banda, uniéndose a Jordania, que ya los había vetado en el 2016.

 En el Líbano, la comunidad LGTB tiene más libertades que en otros países vecinos, por ejemplo, es fácil encontrar bares de ambiente en Beirut. Pero el director de la oenegé Proud Lebanon, Berto Makso, advierte de que «no es tan cierta la imagen del Líbano como gay friendly». Desde Proud Lebanon trabajan para derogar el articulo 534 del código penal libanés, que «criminaliza relaciones sexuales contra natura», un artículo que se utiliza para castigar al colectivo LGTB. «Cualquier persona LGTB puede acabar hasta un año en prisión», denuncia Makso.

Más allá de la legislación, Makso señala la homofobia de los líderes religiosos en el Líbano. «Ya sean cristianos o musulmanes, están usando la religión para apoyar su fundamentalismo, y lo más triste es que nuestro Gobierno les tiene miedo». Por presiones de líderes religiosos en el 2017 y el 2018 se cancelaron los eventos del Orgullo. Este año no se celebró. Por el momento, el concierto de Mashrou Leila sí se celebrará el próximo 9 de agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *