Lukaku se cansa de los insultos racistas en Praga y se encara y señala a la grada

Marca.- Romelu Lukaku se encaró y señaló a la grada del Eden Arena por los insultos racistas que le profirieron parte de los aficionados durante la primera parte del partido entre el Slavia Praga y el Inter.

El delantero belga ya los sufrió en el campo del Cagliari en esta Serie A. “Si vuelvo a recibir cánticos racistas, contestaré”, afirmó entonces. Y en Praga, estalló ante los gritos xenófobos.

Después de marcar el que hubiera sido el 0-2, que fue anulado por un penalti previo de De Vrij que acabó en el 1-1 del conjunto local, Lukaku no festejó su tanto. Se giró a la grada tocándose con el dedo la oreja en señal de protesta por los insultos racistas que estaba recibiendo y señaló a la misma molesto por los abusos que estaba sufriendo. Sus compañeros le apoyaron y algunos como Vecino se lo dijeron también al árbitro.

El gol que sí celebró con rabia fue el que supuso el 1-2 para el Inter en la recta final y que hace que el equipo de Conte dependa de sí mismo para clasificarse a octavos de final en la última jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *