«Los pronunciamientos de la Justicia demuestran que la alumna de Tarrasa no mintió y hubo agresión»

ABC.- La Asamblea por una Escuela Bilingüe, que asesoró a la familia de la menor presuntamente agredida por una profesora por pintar una bandera de España, lo considera un «flagrante caso de hispanofobia»

«Los delitos de odio son difíciles de probar, aunque en este caso está claro que tras la agresión a la niña hubo una intención de humillarla por motivos ideológicos». Ana Losada, presidenta de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), entidad que amparó a los padres de la menor de Tarrasa (Barcelona) presuntamente agredida por una profesora por pintar una bandera de España, valora con estas palabras el segundo pronunciamiento de la justicia sobre los hechos, en este caso por parte de la Audiencia Provincial de Barcelona, adelantado hoy por este diario. El auto «confirma íntegramente» la resolución que emitió en marzo de 2021 un juez de Instrucción de Tarrasa, que descartaba el delito de odio y apuntaba un posible «delito leve de lesiones».

A juicio de Losada, «los dos pronunciamientos de la Justicia demuestran que la niña no mintió y se produjo la agresión». La presidenta de la AEB recuerda en este sentido que «la familia se ha mantenido firme durante el proceso defendiendo la versión de su hija», mientras que «tanto el departamento de Educación como los sindicatos de profesores han buscado en todo momento cerrar cuanto antes el caso y defender a la profesora, cuando era una menor la que denunciaba una agresión. Averiguar la verdad no les parecía importante».

Losada precisa que «el delito de odio ha sido desestimado, pero todos recordamos en qué circunstancias sucedieron los hechos. En su momento la AEB hizo un comunicado muy duro por los numerosos indicios de hispanofobia del caso. Esperamos que algo así no vuelva a suceder».

Por su parte, la familia, consultada por ABC, ha afirmado que prefiere no pronunciarse hasta que no se celebre el juicio y haya una sentencia.

Sucedió en junio de 2019

Los hechos se produjeron el 17 de junio de 2019 en la escuela Font de l’Alba de Tarrasa (Barcelona) cuando, según consta en la denuncia presentada por la familia, la docente supuestamente «increpó y zarandeó a la alumna y la humilló ante sus compañeros por pintar una bandera española junto a la frase «¡Viva España!» en su trabajo de fin de curso. La menor cursaba entonces cuarto curso de Educación Primaria y tenía diez años.

Según recoge el parte médico, a raíz de la presunta agresión la menor sufrió lesiones en la zona lumbar y en un dedo. Asimismo, los hechos le provocaron, tal y como consta en la documentación aportada por la familia, «secuelas psíquicas» como ansiedad o trastornos del sueño. El mismo día de los hechos los padres de la menor presentaron una denuncia ante la Policía autonómica.

La Generalitat tardó en reaccionar. Cinco días después de la supuesta agresión, el departamento de Educación de la Generalitat se pronunció por primera vez sobre los hechos y negó que hubiese intencionalidad política en la agresión ni tampoco maltrato físico. Sí que admitió que la docente había destripado ante el resto de la clase su trabajo y que la había dejado sola en el pasillo, lo que, a juicio de la consejería, podría constituir una falta leve por lo que se abrió un expediente disciplinario a la profesora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *