La UE advierte del impacto de la COVID en el futuro de los niños gitanos

La Vanguardia.- La COVID-19 no discrimina pero las medidas para combatirla sí. Esa es la advertencia que la UE ha formulado hoy sobre el grave impacto de la pandemia en los gitanos europeos, especialmente en los niños, afectados por un confinamiento que amenaza con aumentar su desventaja y el abandono escolar.

“Enfrentados a confinamientos más severos, una pobre asistencia de beneficencia y limitado acceso a la educación en línea, muchas comunidades de gitanos y nómadas han sido devastadas por la pandemia”, denuncia el director de la Agencia de Derechos Fundamentales (FRA) de la Unión Europea (UE), Michael O’Flaherty.

SIN AGUA CORRIENTE

Esa advertencia es el resumen de un informe de la FRA sobre el impacto entre marzo y junio de la COVID en los gitanos de quince países, donde viven cinco de los seis millones ciudadanos de esta minoría en la UE, entre ellos España.

El estudio analiza desde las malas condiciones de las viviendas, superpobladas y, a veces, sin agua corriente, que dificultan la higiene y la distancia social, al impacto del confinamiento en el empleo, en comunidades que se dedican a menudo a la venta ambulante o a la economía sumergida.

La FRA también denuncia que todas las desventajas que sufren los europeos de etnia gitana se han exacerbado con las medidas de contención de la pandemia, y todo en un ambiente de racismo y antigitanismo, muchas veces alimentado por políticos y medios.

El informe se refiere, por ejemplo, a las noticias de la prensa sobre un creciente rechazo a los gitanos en España, a los que se ha culpado de un aumento de las infecciones.

O a cómo barrios enteros, habitados mayoritariamente por gitanos, fueron puestos en cuarentena de forma preventiva en algunos países, antes incluso de que hubiera casos confirmados.

“Hay evidencia de un aumento de la retórica antigitana en los medios y las redes sociales desde los primeros casos de COVID-19 en los quince Estados miembros examinados, excepto en República Checa y Suecia”, detalla el estudio de la FRA.

ABANDONO ESCOLAR

Pero es el tema educativo en el que esta agencia de la UE ve un mayor riesgo y un mayor impacto a largo plazo.

Así, si antes de la pandemia el 68 % de los gitanos de entre 18 y 24 años abandonaban los estudios antes de tiempo, la FRA señala que “es razonable esperar que ese porcentaje aumente porque muchos niños gitanos y nómadas no pueden participar en igualdad de condiciones en las actividades de aprendizaje ‘online'”.

En España, por ejemplo, una encuesta de la ONG Fundación Secretariado Gitano muestra que sólo un tercio de los niños de esa etnia tiene un ordenador en casa y que más del 40 % de los que son estudiantes no tiene acceso a internet.

“Estoy convencido de que va a haber un gran deterioro en este sentido, y que vamos a retroceder a donde estábamos hace un par de años”, lamenta en declaraciones a Efe Andrey Ivanov, experto de la FRA en temas de discriminación de gitanos.

Ivanov señala que en otros aspectos es más fácil compensar el impacto, mediante ayudas al desempleo y subvenciones, pero que en materia de educación será más difícil cubrir la grieta.

ONDA SÍSMICA

Este sociólogo está especialmente preocupado por los niños que tienen entre 12 y 14 años, que están terminando la escuela primaria y llegando al momento en que se decide si siguen estudiando o abandonan el colegio, y que son los que van a ser golpeados con más fuerza.

“Se trata de una onda sísmica que vamos a ver en los próximos años en estos niños que están ahora en el colegio”, explica Ivanov al recordar que el abandono escolar conduce a peores oportunidades laborales y reinicia el círculo de pobreza y discriminación.

Ivanov afirma que es posible tomar medidas ahora para equilibrar esa situación, con programas y recursos adicionales, pero que, lamentablemente, no tiene noticias aún sobre ese tipo de programas. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *