La educación de los jóvenes en manos de la música más machista

Fuentes: El Plural

Fecha: 5/12/2016

 

Líderes políticos como Pablo Iglesias pidiendo la feminización de la política, partidos elaborando leyes contra la violencia de género en el parlamento con el mayor número de mujeres de la historia democrática de España y jóvenes que apuestan por la igualdad. El futuro se podría percibir prometedor por la predisposición de la sociedad para lograr la igualdad real entre hombres y mujeres y luchar contra el machismo y la misoginia. Sin embargo, la lucha se aparca durante la noche mientras los jóvenes escuchan música que hace apología machista.

La pasada semana el cantante de reggaetón Maluma estuvo en el programa de La Voz -Telecinco- dando consejos a las jóvenes promesas. En este sentido, diarios como El Huffington se preguntan si es el mejor ejemplo para la cantera musical española. “Estoy enamorado de 4 babys. Siempre me dan lo que quiero. Chingan cuando yo les digo. Ninguna me pone pero” o “la primera se desespera, se encojona si se lo echo afuera. La segunda tiene la funda y me paga pa que se lo hunda. La tercera me quita el estrés, polvo corridos siempre echamos tres. A la cuenta de una le bajo la luna pero ella quiere con Maluma y conmigo a la vez” son algunas de las perlas que se pueden escuchar en uno de sus últimos éxitos.

Pero este es solo uno de los muchos cantantes que cada noche suenan en las discotecas de España. Y es que, el reggaetón es la música por excelencia de la noche y Maluma es solo uno de los muchos exponentes que exhíben letras con tintes marcadamente machistas. Una tónica que viene dándose desde hace mucho tiempo.

Ya por el año 2008 sonaba la canción Déjala, de Don Omar, denominado el Rey del Reggaeton. “Déjala, que ella sola coge el ritmo, pégala y si se pone rebulera maceteala, que eso es lo que anda buscando” reza el estribillo de su single.

“Ella quiere que la den, quiere que la azoten, quiere que la metan duro, duro”.Como hemos dicho, la apología de violencia a las mujeres y el deseo sexual incontrolado es el denominador común de cualquier cantante de este género latino. En este sentido, Franco el Gorila es uno de los mayores exponentes del machismo.

 

Pero si hay un cantante que haya hecho de sus canciones una auténtica oda a la masculinidad, ese es Arcángel. Lo interesante es que este cantante no es de los más antiguos, sino de media generación. Sorprende ya que parece que en vez de avanzar, hemos retrocedido.

En su single Tremenda Sata (que tuvo tanto éxito que dio lugar a hasta cuatro remixes) se puede escuchar: “Tenemos gatas de televisión. Modelos, ingenieras, secretarias y abogadas, todas quieren vacilar y ser parte de la manada”. “Se convierte en una perra cuando escucha mi perreo”, “hoy salen un par de gatas de aquí con el culo roto” o “luego la mando a caminar con un bóxer mío puesto, por la sala a modelar. [Sonido de teléfono] Ssshh, no llame tanto, ya mismo te la voy a llevar, procura antes de besarla mandarla a cepillar. No está de más que la mandes a bañar pues con toda mi leche se hizo un masaje corporal” son algunos de los versos de la canción Toco Toco.

Hemos hecho un repaso de los exponentes reggaetoneros de primera y segunda generación, pero, ¿qué hay de los más nuevos? Lo cierto es que no hay ningún atisbo de evolución en el horizonte. Nuevos artistas como Almighty incluyen entre sus líneas “las putas son ocho” o “le cogí amor a las perras”.

Esta es la música que más suena en la noche. Pero lo que también debería preocuparnos es que estas mismas canciones se encuentran fácilmente en Youtube, por lo que cualquier joven con acceso a internet puede exponerse a estas absolutas delicias.

La justificación

“Es solo música” es el escudo que muchos artistas encuentran. Ellos dicen ser cantantes y en ningún caso son machistas ni violentos, tal y como demuestran sus videoclips, sino que forma parte del show y es lo que vende.

La pregunta es si se trata de simple música para mover las caderas o si puede afectar a la educación de los jóvenes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *