La denuncia por la discriminación racial en el cine se viste de Balmain

Fuente: La Vanguardia
Fecha: 18/05/2018

El certamen se ha convertido en una plataforma de lucha y reivindicación social

La última edición del festival de Cannes se ha convertido en un escenario de protestas. Las alfombras rojas que se han organizado para inaugurar la proyección de los filmes no solo ha servido para mostrar las últimas tendencias en el mundo de la moda sino que muchos de los asistentes se han unido para luchar a favor distintas causas sociales como el feminismo o la diversidad.

Durante la presentación del filme Burning, en el marco del festival, Balmain fue el encargado de vestir a las 16 actrices negras que acudieron a la alfombra roja y que protagonizan el documental My profession is not black. El color de piel es un factor determinante en el documental, que muestra la falta de diversidad que existe en el sector del cine en Francia y el continuo racismo al que se ven sometidas las actrices negras.

Fue Olivier Rousteing, el director creativo de la firma, quien se puso en contacto con la directora del documental, Aissa Maïga, para crear todos los estilismos de las participantes. En la alfombra roja, que se dispuso para recibir a los invitados, se vivió un momento histórico. Todas las mujeres que vistieron de Balmain posaron con un claro mensaje de reivindicación.

Todos los vestidos pertenecen a las nuevas propuestas de la colección de otoño/invierno de 2018 de la firma y, tal y como afirma el propio diseñador, los vestidos se han diseñado adaptándose a los gustos y preferencias de cada una de las actrices. Mientras que algunas se decantaron por conjuntos de traje y pantalón, otras eligieron sofisticados vestidos todos con el plateado y el negro como elemento común.

Del mismo modo que los movimientos contra el acoso sexual han traspasado las fronteras del cine a otras industrias como la moda o la fotografía, el racismo también se ha convertido en un motivo de protesta en todas las disciplinas. El propio Olivier Rousteing ha reconocido en diferentes ocasiones como tuvo que sufrir acoso y comentarios racistas por ser un niño negro adoptado por una familia blanca y el difícil camino que ha recorrido hasta convertirse en uno de los pocos directores creativos negros que existe el sector de la moda.

Desde sus inicios al mando de la firma francesa, el diseñador creó su ‘Balmain Army’, un equipo multicultural de modelos, actrices y cantantes que representan la firma y que lucen sus creaciones al margen de sus orígenes. Con el tiempo, Rousteing ha trabajado para ser uno de los diseñadores en abrir el camino de la diversidad en una industria dominada por hombres blancos.

Sin embargo, este no ha sido el único momento de protesta que se ha vivo durante el festival. Por un lado, Kristen Stewart se descalzó en la alfombra roja en señal de protesta contra el código de vestimenta del certamen, que obliga a las mujeres a llevar tacones. Por otro lado, un total de 82 actrices reivindicaron la falta de mujeres premiadas frente al gran número de galardones que se han llevado los hombres en todas las entregas del festival.

Naomi Campbell también aprovechó el festival de Cannes para celebrar su gala benéfica anual ‘Fashion for Relief’. Desde 2005 la modelo está al frente de la organización que colabora con distintas organizaciones y que destina sus beneficios a ayudar a niños en situación de riesgo o a reparar daños causados por desastres naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *