Juzgan mañana a la célula yihadista de Ceuta heredera de otro grupo dedicado a captar y adoctrinar menores

Fuente: El Pueblo de Ceuta
Fecha: 24/06/2018

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará a partir de mañana a cuatro miembros de una célula yihadista de Ceuta heredera de otra anterior que fue desarticulada hace dos años y medio y que se dedicaba a, entre otras cosas, la captación y adoctrinamiento de menores en la ciudad autónoma.

A los acusados Hakiin Monerris, de 39 años, Ilias Mohamed, de 24, y Rhimou Bghil, de 23, el fiscal les acusa de integración en organización terrorista, por lo que pide 10 años de prisión para cada uno. En cuanto al cuarto, Fuad Makhlouf, el Ministerio Público solicita tres años de cárcel por un delito de autoadoctrinamiento terrorista.

Según consta en el escrito de acusación, las detenciones efectuadas en febrero de 2016 en Ceuta no impidieron que continuaran las actividades de la célula, ya que Hakiin Monerris y Ilias Mohamed pasaron a ser los nuevos responsables del grupo para “materializar” sus objetivos: “promover la captación y el adoctrinamiento de jóvenes ceutíes en la ideología salafista”.

Tienda del Guantanamero

Hasta febrero de 2016, Hakiin Monerris había participado en “numerosas reuniones orgánicas de la organización”, que se llevaban a cabo en el establecimiento que denominaron ‘tienda del guantanamero’ y que regentaba Hamed Abderrahaman, uno de los anteriores líderes de la célula que todavía está pendiente de juicio.

Este local está considerado por los investigadores como el “centro neurálgico de la red” y el acusado llevaba meses asistiendo a las reuniones. Según el fiscal, Monerris presenta una “total adhesión a los principios ideológicos y completa lealtad a los postulados radicales” impuestos por el Estado Islámico. Además, realizaba “constantes viajes a Marruecos, donde mantenía contactos con miembros de la salafia-yihadia de aquel país”.

Ilias Mohamed también participó en “numerosas reuniones orgánicas” en la ‘tienda del guantanamero’, ya que había asumido las labores de captación y adoctrinamiento de menores que ejercía su hermano Morad Duas Mohamed antes de ser detenido en la operación policial anterior.

Agente encubiero

Durante la investigación de la célula se tuvo conocimiento de la existencia de una persona llamada Abu Omar que vivía en Siria y se encargaba de facilitar las entradas a ese país desde Turquía. Su enlace en España era la acusada Rhimou Bghil, con quien se comunicaba a través de internet.

Por eso, según el escrito de acusación, los investigadores introdujeron a un agente encubierto que contactó con la acusada, la cual estaba “en disposición inminente de viajar a Siria” para integrarse en las filas del Estado Islámico.

Por último, Fuad Makhlouf fue detenido tras incautársele abundante material audiovisual yihadista que descargaba de internet “con la intención de adquirir conocimientos sobre las ideas y doctrinas de la organización terrorista” y con la finalidad última de “integrarse en la misma o colaborar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *