Investigan la agresión a un niño de seis años en Leganés

Fuente: El Mundo
Fecha: 03/03/2017

El viernes pasado Milagros, una madre joven de Leganés, llamaba desconsoladamente a la Policía al recibir un aviso del colegio en el que le comunicaban el traslado de su hijo al hospital. Según explica la madre, el niño, de seis años de edad, había recibido fuertes agresiones de un compañero. «No me podía creer lo que me estaban transmitiendo desde el colegio. Mi hijo llevaba más de un mes diciéndome cada mañana que no quería ir al colegio debido a las amenazas de este otro chico. Un día llegaba a casa diciendo que le metían los dedos en las orejas, que le tiraban del pelo o incluso que le arrastraban por el suelo, pero yo pensaba que eran llamadas de atención. Mis ojos no querían ver que un niño de la edad de mi hijo fuese capaz de maltratar de esa manera», comenta la madre del chiquillo.

Los servicios de urgencia del hospital Severo Ochoa se sorprendieron al ver las condiciones en las que llegaba el niño al centro, según la madre. El informe médico describe así las lesiones que presentaba el menor: «Acude con una herida profunda en la frente que requería de siete puntos de sutura y otros 16 de aproximación, además de sufrir fuertes contusiones en el cuello, quemaduras en la cara y una lesión en la mano derecha».

El centro escolar prefiere no pronunciarse públicamente sobre el caso, pero fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid afirman que de inmediato se activó el protocolo contra el acoso escolar y que el caso ya ha sido trasladado a la Inspección Educativa.

Sonaba el timbre del recreo en el colegio público Calderón de la Barca de Leganés. El chico salía al patio como cada mañana. Con frecuencia, afirma la madre, sufría las mofas y las amenazas de un compañero de su misma clase. «Tiene la misma edad que mi hijo, pero aparenta que tiene muchos más, le saca cuatro cuerpos», explica la madre, quien asegura que su hijo sufría frecuentemente agresiones en el centro sin que hubiera un motivo aparente, aunque hasta este momento no lo había comunicado a la dirección del centro. Sin embargo, esta vez el maltrato físico hizo que el pequeño tuviese que ser trasladado al hospital. «A mi hijo casi me lo matan en el colegio», zanja Milagros.

Para esta madre, lo peor de todo ha sido la respuesta que afirma haber recibido de parte de la dirección del colegio. «En la reunión que mantuvimos el martes, nos dijeron que no se van a tomar medidas contra el agresor porque consideran que son cosas de niños», explica entre lágrimas.

Por indicación de la Policía, presentó ayer una queja en la Consejería de Educación de Leganés y está pendiente de la respuesta de este organismo. «En función de cuál sea la reacción del colegio presentaré denuncia o no», afirma Milagros.

«Lo único que quiero es justicia y que no se vuelva a repetir con otro niño lo que ha sucedido con mi hijo. Además de todas las lesiones físicas que ha sufrido, queda la parte más dura, la guerra psicológica que nos toca afrontar ahora».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *