Insultan en Vigo a alumnos y profesores desde perfiles falsos de Instagram

La Región.- En la última semana, dos centros de Vigo descubrieron cuentas no oficiales con difamaciones

La Fiscalía General del Estado advertía en su última memoria de la detección en los últimos años de casos de utilización de plataformas como Instagram para cometer actos de acoso y acciones vejatorias entre los jóvenes. La situación ha salpicado a los centros escolares de Vigo después de detectarse la proliferación de perfiles no oficiales de dichos centros utilizados para criticar e insultar tanto a alumnos como a profesores.

En la última semana, se han detectado hasta dos casos que ha obligado a la comunidad educativa a tomar cartas en el asunto. Uno de ellos tuvo lugar en un céntrico instituto de educación secundaria de la ciudad tras descubrirse que a través de una cuenta alternativa se estaban publicando comentarios vejatorios sobre una alumna de primero de la ESO.  La cuenta ya ha sido cerrada y la dirección ha  abierto una investigación interna para descubrir el origen de la misma.

Casi de forma simultánea otro centro escolar de Teis daba la voz de alarma tras descubrirse una cuenta a través de la cual se proferían diversos insultos contra el profesorado.

Estos dos casos de los que ha tenido conocimiento este diario no son aislados. Fuentes consultadas aseguran que las cuentas no oficiales de centros educativos comienzan a ser frecuentes en Instagram, una de las redes sociales más utilizadas entre los adolescentes. La  unidad policial especializada en casos de menores y acoso escolar aborda situaciones derivadas del uso de los redes vinculadas a los colegios con frecuencia, sin que por el momento tengan constancia de  estos casos en concreto, tal y como confirmaron fuentes policiales.

Aún así, la Policía advierte de las consecuencias en las que puede derivar este tipo de actos aunque sea a través de perfiles falsos cuya creación puede ser detectada con facilidad por los agentes dedicados a delitos informáticos.

Según la Fiscalía, Instagram, “es el medio que más gusta a los jóvenes que se sienten más integrados cuantos más seguidores y “likes” alcanzan. Pero su desviada utilización lleva a alterar perfiles, subir fotos y vídeos no consentidos, enviar mensajes de contenidos sexual y degradante…”.

Destaca que en algunos casos estas conductas las cometen menores de catorce años, cuyos padres no  “tienen ningún control sobre los dispositivos electrónicos de sus hijos”. Como medidas a adoptar, considera que sería conveniente atajar esas conductas mediante medidas de prevención y educación desde los poderes públicos pero no sólo restringido a los menores sino también a los padres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *