Homosexuales en Marruecos: el 70% sufre agresiones, solo el 14% las denuncia y el 15% ha sido arrestado por su condición

El Faro de Ceuta.- La ONG marroquí defensora de los homosexuales Akaliyat (Minorías) ha publicado un estudio sobre la situación de la comunidad LGTBI en el país

La ONG marroquí defensora de los homosexuales Akaliyat (Minorías) ha publicado un estudio sobre la situación de la comunidad LGTBI en Marruecos, primer informe global de estas características realizado en el país, donde la homosexualidad está penada por la ley.

El estudio, al que ha tenido acceso Efe, destaca que el 70 % de los encuestados (un total de 400 personas) declaró haber sido objeto de violencia física o moral tanto en los espacios privados como públicos.

De estos, solo un 14 % dicen haber presentado una denuncia, mientras que el resto tienen miedo a ser descubiertos y reprobados en su entorno, o temen ser detenidos por la policía en el momento de formalizar una denuncia.
Realizado sobre una muestra de 400 personas de la comunidad LGTBI en Marruecos, el informe recoge que el 86,4 % consideran “prioritaria” la anulación del articulo 489 del Código Penal que castiga la práctica de la homosexualidad (definida como “la comisión de actos contra natura con individuos del mismo sexo”) con penas de hasta tres años de cárcel.

Los autores del estudio, publicado con motivo del Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, afirman que el trabajo fue realizado por cuatro encuestadores en terreno, apoyados por dos consejeros investigadores.

Realizado en Rabat, Tánger, Agadir y Marrakech

El estudio fue realizado en seis meses en las ciudades de Rabat, Tánger, Agadir y Marrakech, ciudad esta última donde reside el 40 % de los participantes.

El 29 % de los encuestados declaran haber sido arrestados por las autoridades, y de ellos la mitad encausados por su condición homosexual.

Por otra parte, el 51 % de los encuestados no participan ni forman parte de ninguna organización, explicable según el estudio por la desconfianza en las instituciones, la ausencia de espacios sociales y seguros, no tener esperanzas de algún cambio, o el monopolio masculino en estas agrupaciones.

Aunque en los últimos años la persecución a los homosexuales se ha relajado y se permite por ejemplo la actividad semiclandestina de Akaliyat y otros grupos de defensa gays, la Fiscalía abrió en 2018 (último año con cifras disponibles) 170 casos contra homosexuales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *