Habla la madre del niño de 11 años apaleado en Cartagena: “Van de otras clases a llamarle maricón”

El Español.- Habla la madre del niño de 11 años apaleado en Cartagena: “Van de otras clases a llamarle maricón”

El menor tiene fracturas de huesos y le han colocado un tapón de yeso en la nariz. “Ha vuelto a dormir conmigo porque tiene pesadillas”.

Este curso tenía un significado muy especial para el hijo de Sikiu porque estrenaba nueva etapa en Educación Secundaria Obligatoria en un instituto de Cartagena. “El primer día en primero de la ESO fue muy ilusionado a clase, pero al tercero ya no quería volver y no decía el motivo”, tal y como narra la madre del menor a EL ESPAÑOL. “No sabíamos que era tan grave lo que le pasaba”, insiste.

Los padres del niño, de 12 años, tardaron un tiempo en conocer los motivos por los que el pequeño de la casa tenía miedo a ir al ‘insti’ como el resto de sus amigos: “Había un grupo de chicos que le hacían bullying y se metían con él desde que llegó al centro”. Al final uno de esos alumnos menores de edad pasó de insultar al hijo de Sikiu a propinarle varios puñetazos por su condición sexual y la familia de la víctima ha denunciado esta presunta agresión homófoba ante la Policía Nacional.

Esta conducta extrañó a los padres porque su hijo es buen estudiante, y decidieron hablar a solas con él para verificar que el citado encontronazo con otros alumnos había sido algo puntual. “Me dijo: ‘Mamá, ellos siempre me dicen que me esperan a la salida de clase’”, expone esta mujer sobre la confesión del menor del supuesto calvario que sufría en su nuevo instituto.

Este niño relató que de lunes a viernes padecía presuntos insultos y menosprecios en el centro de Educación Secundaria de Cartagena: “Se burlaban y se metían con él”. Tales episodios supuestamente ocurrían durante el recreo y en los cambios de clase. Este lunes 2 de noviembre las vejaciones dieron paso a la violencia física, cuando uno de esos menores de edad, de nacionalidad marroquí, presuntamente buscó al hijo de Sikiu a la salida de clase y le agredió brutalmente.

“Mi hijo me ha contado que él iba con sus amigos y sintió que por detrás le agarraron del asa de la mochila y le pegaron un puñetazo: de pronto lo vio todo negro y se vio tirado en el suelo con sangre”. Tenía el tabique de la nariz roto y tuvo que ingresar de urgencia en el Hospital Santa Lucía de Cartagena: “Le tuvieron que poner una especie de tapón de yeso en la fosa nasal izquierda”.

Este diario ha tenido acceso a la denuncia formulada en la Comisaría de Cartagena -el miércoles 4 de noviembre- donde se expone que el origen de la supuesta agresión pudo ser una cuestión de orientación sexual. “Hay un niño que pertenece a otra clase y habitualmente se acerca a la mía y me insulta llamándome maricón”, según expone la declaración del menor donde relata que el presunto agresor le propinó una paliza: “Me ha pegado varios puñetazos en la cara”.

En su relato, este chico -apasionado de la bicicleta y de las películas de Disney- indica a los policías que antes de la agresión había sufrido en el centro episodios de acoso por parte del denunciado y otros menores: “Él junto a otros niños me bajaron los pantalones frente a toda la gente que había en el gimnasio”.

– Sikiu, ¿su hijo fue agredido por su condición sexual?

– Eso es lo que dicen los otros compañeros. Yo no lo sé porque mi hijo es un niño aún. Los niños dicen que a mi hijo siempre le decía ‘marica’. De hecho, el agresor buscó a mi hijo por Instagram y le envió un mensaje diciéndole ‘marica que te den’. Yo le dije a mi hijo que no lo borrase de su cuenta de Instagram para presentarlo en el juzgado.

– ¿Cómo se encuentra su hijo después de pasar por el quirófano?

– Le han tenido que intervenir quirúrgicamente dos veces en el Hospital Santa Lucía de Cartagena porque le han roto el tabique nasal. La primera operación fue cuando le pegaron, el 2 de noviembre, con anestesia local, y la segunda, el día 4, con anestesia general. Está mejorando gracias a Dios. Está tranquilo en casa, aunque tiene un poco de malestar por la lesión de la nariz. Lleva una férula nasal.

Esta madre no exagera ni un ápice porque en los informes médicos han fijado que hasta el próximo 15 de noviembre no le podrán retirar la escayola de la cara a su hijo y, mientras tanto, tendrá que seguir un tratamiento a base de antiinflamatorios, antibióticos y paracetamol. El diagnóstico es claro: “Fractura de huesos”.

El personal sanitario en el parte de ingreso en el Servicio de Urgencias deja constancia de que el paciente podría ser víctima de acoso: “Refiere que uno de sus compañeros del colegio, menor de edad, le ha dado un puñetazo a la salida del colegio. Refiere el niño que lleva unos meses recibiendo por parte de este niño y otros de sus compañeros insultos y amenazas, habiendo recibido también en ocasiones previas agresiones físicas (…)”.

– ¿Sikiu qué espera de la denuncia que ha presentado en la Comisaría?

– Le hemos llevado a la Policía los informes médicos de las dos operaciones y han abierto una investigación. Tengo mucho temor porque esa gente es mala. Espero que se haga Justicia para que no se repitan más agresiones a otros menores.

En la declaración del menor en la Comisaría de Policía de Cartagena aportó a los agentes los datos de su presunto agresor y de otros alumnos del mismo instituto que supuestamene le estaban sometiendo a bullying. “Mi hijo le dio una lista de niños a la Policía Nacional con cuatro nombres, pero hay más, es un grupito, lo que pasa es que le tengo que estar preguntando y no me gusta tocar mucho el tema porque sé que lo pasa mal”, detalla con honda preocupación Sikiu. “Después de lo que ha pasado hay niños que están amenazando a los amigos de mi hijo: les están diciendo que si siguen con esto va a haber más narices partidas y cuchilladas

El inicio del curso se ha convertido en un infierno para esta familia asustada por lo que le ha sucedido a su hijo: un niño con dotes artísticas, al que le gusta invertir su tiempo libre en dibujar, hacer manualidades o simplemente escuchar música. “En casa, mi hijo nos dice a mí y a mi marido: ‘Mamá tengo miedo de que les vayan a hacer algo a ustedes’”.

Firmas contra el agresor

Esta presunta agresión homófoba ha soliviantado a toda la comunidad educativa de este instituto de Cartagena, tal y como expone uno de sus miembros de manera anónima: “Los padres del instituto han iniciado una campaña de recogida de firmas para pedir la expulsión del agresor del centro de manera definitiva”. Este hombre asegura que el menor, de nacionalidad marroquí, apaleó a otro menor por el supuesto rechazo a su orientación sexual: “El agresor justifica su comportamiento por su religión”. Este padre de familia reflexiona que “esto nos deja como enseñanza la falta de educación civil y la tolerancia que se les debe enseñar a los niños hoy en día”.

Más allá de las motivaciones de esta agresión física, que deberá esclarecer la investigación abierta por la Policía Nacional, de lo que no hay ninguna duda es de la violencia empleada, puesto que la víctima tendrá que acudir el próximo 18 de noviembre al Hospital Santa Lucía para volver a ser evaluado de sus lesiones. “A mi hijo le dejaron la nariz con forma de ‘s’”, denuncia de forma gráfica su madre, Sikiu.

Expediente disciplinario

Desde la Consejería de Educación de Murcia han aclarado que se ha abierto un expediente disciplinario por parte del instituto de Cartagena donde cursan sus estudios tanto el agresor como la víctima: “Están investigando los hechos para completar dicho expediente, ya que ha sido un suceso que no se ha producido en presencia de ningún profesor, al ocurrir fuera del centro”.

Las mismas fuentes de la Consejería insisten en que la paliza se produjo en el exterior del centro de Educación Secundaria, al término de la jornada lectiva, pero admiten que el conflicto sí que se inició dentro del recinto escolar: “Parece ser que comenzó dentro, al intercambiarse insultos los alumnos implicados, el centro debe abrir expediente sancionador que se cerrará cuando culmine la investigación”.

A la Inspección Educativa no le consta denuncia previa de estos presuntos episodios de bullying, ni por parte del alumno ni de sus progenitores. El instituto tampoco ha comunicado a la Consejería el inicio del habitual protocolo de acoso escolar previsto para estos casos, ya que desde el departamento autonómico de Educación precisan a este diario que solo se tiene constancia de un “insulto puntual”. Nada más.

– Sikiu, ¿cuando su hijo se recupere de sus lesiones le cambiará de centro?

– El director del instituto me ha llamado todos los días para preocuparse por el estado de salud de mi hijo y me pidió que volviera a clase cuando estuviese recuperado. Me ha dicho que esto no volverá a ocurrir. Al principio mi hijo no quería volver al instituto, pero al ver que está recibiendo tantas muestras de apoyo me ha dicho que regresará unos días para intentarlo y ver cómo le va.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *