Exigen la dimisión del director del instituto de Ibiza que impidió hablar español a un docente y Educación guarda silencio

El Mundo.- PLIS y Sociedad Civil Balear apoyan al profesor que denunció presiones por parte del IES Sant Agustí para obligarle a hablar en catalán con docentes, alumnos y padres “por encima de los derechos individuales”. Las entidades recuerdan que ninguna norma avala esta imposición: “Es ilegal y totalitario”.

Varias asociaciones han salido en defensa del docente del instituto Sant Agustí de Ibiza al que prohibieron usar el español en el centro educativo argumentando que era la lengua vehicular del centro. Tanto PLIS como Sociedad Civil Balear afirman que ninguna norma legal puede obligar a que las relaciones entre profesores, las reuniones de docentes con padres y con alumnos deban ser exclusivamente en catalán, como se le ordenó a este profesor de inglés. Aseguran que esta norma está extendida en la mayoría de centros educativos de Baleares y es ilegal. “Ni siquiera el proyecto lingüístico puede decidir que la única lengua de un colegio sea la lengua catalana”, advierte PLIS, que critica la “inacción” de la Conselleria de Educación a la hora de actuar ante estas prácticas “totalitarias” desplegadas por los equipos directivos. En la misma línea se ha manifestado Sociedad Civil Balear, que lamenta que haya funcionarios que ignoren o no quieran cumplir con la ley. “Ninguna ley ni decreto establece que las relaciones entre profesores o con padres y alumnos deban ser en catalán. La inmersión total es ilegal y los directores son funcionarios que deben conducirse ejemplarmente”.

Estas reacciones se producen tras publicar EL MUNDO la denuncia de un profesor de inglés del IES Sant Agustí. El docente aportó como prueba escrita un acta donde el director y la coordinadora lingüística del centro le reprendieron por hablar en su lengua materna y le argumentaron que “las normas del centro están por encima de los derechos individuales”. Por su parte, tanto el centro educativo como la Conselleria de Educación han optado por el silencio como respuesta a las preguntas de este periódico.

“Se ha instalado la falsa idea de que la inmersión lingüística completa, no solo en el desarrollo de las clases, sino también en todos los ámbitos del centro, incluidas las relaciones entre profesores, entre docentes y padres y profesores y alumnos, es legal y que un proyecto lingüístico puede decidir que la única lengua del centro sea el catalán, exceptuando las materias lingüísticas. Pues no es verdad”, señala PLIS. Educación, por favor.

La asociación de profesores, que reivindica la escuela como lugar de aprendizaje y no como un medio de instrumentalización, dice que ninguna norma legal contempla en su articulado que las relaciones entre profesores, las reuniones de profesores con padres y con alumnos deban ser en catalán. “Ni siquiera el proyecto lingüístico del instituto”.

UNA SOLA LÍNEA

PLIS emplaza al director del IES Sant Agustí a que publique una sola línea de su proyecto lingüístico “donde se diga tal cosa” y pide su dimisión por mentir, al igual que la coordinadora lingüística: “O no conocen sus propias normas o se comportan con absoluto cinismo”

Por otra parte, se muestra indignado por la “degradación de la función pública que representa el director del IES Sant Agustí” y considera que “decir o permitir decir que las normas de funcionamiento de centro están por encima de los derechos individuales es más propio de un funcionario de estado totalitario, tipo fascista o comunista, que de un funcionario de un estado democrático”.

La asociación se refiere al acta reproducida por este diario, en cuyo documento el director y la coordinadora lingüística de dicho centro plasmaron las presiones para que el docente hablara catalán. Los dos argumentaron que el catalán estaba por encima de todo.

PLIS lamenta que casi todos los directores de centros educativos de Baleares incumplen la ley al hacer todas las asignaturas en catalán. Recuerda que la inmersión lingüística total es ilegal, incluso en el desarrollo de las clases, ya que la LOMCE y varias sentencias del Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo obligan a que al menos el 25% de las horas lectivas deben impartirse en castellano, con una asignatura troncal como mínimo.

Animamos a que los docentes saquen a la luz estas prácticas, a la vez que instamos a la Conselleria de Educación a tomar cartas y advertir de que los derechos individuales hay que respetarlos”, clama Josep Ignasi Aguiló, presidente de PLIS. Lamenta que el departamento de Martí March “no sea garante de la legislación” y esté instalado en una “dejación”, ya que “tiene la ideología que tiene y es deudora de quien es”, dice en alusión a que buena parte de sus directivos provienen de la marea verde que se movilizó contra la política educativa del PP de José Ramón Bauzá.

Por su parte, Sociedad Civil Balear también exige la dimisión inmediata del director del IES Sant Agustí, y defiende una escuela libre de ideología y profesionalizada. “Queremos profesores que se preocupen por cómo transmitir conocimientos y no cómo transmitir ideas políticas. Porque el monolingüismo obligatorio en la escuela es política, no pedagogía“.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *