Un estudio pone en duda que Ana Frank fuese delatada a los nazis

Fuente: La Vanguardia

Fecha: 17/12/2016

Ana Frank pudo no haber sido delatada a los ocupantes nazis en los Países Bajos durante la Segunda Guerra Mundial, sino capturada por casualidad. Un nuevo estudio publicado esta semana por el museo de la Casa de Ana Frank, en Amsterdam, dice que a pesar de décadas de investigación sobre el caso, no hay pruebas concluyentes de que la adolescente judía y su familia fueron traicionados.

Ronald Leopold, director ejecutivo del museo de la casa de AnaFrank, considera que, sobre la base de una nueva investigación llevada a cabo por el museo, “otros escenarios también deben ser considerados”.

Una fatal coincidencia

Una de las posibles teoría es que la incursión del 4 de agosto de 1944 que concluyó con el arresto de Ana podría haber sido consecuencia de una investigación sobre la mano de obra ilegal, o bien sobre cupones de raciones falsificados en una casa adyacente al domicilio donde ella y otros judíos se escondieron durante poco más de dos años.

Anne mantuvo un diario durante su tiempo en la clandestinidad que fue publicado después de la guerra y la convirtió en un símbolo mundialmente reconocido de las víctimas del Holocausto. Murió en el campo de concentración nazi de Bergen-Belsen a los 15 años, poco antes de que este espacio fuese liberado por las fuerzas aliadas.

La nueva investigación apunta a dos hombres que trabajaron en el edificio en el canal de Prinsengracht de Amsterdam y repartieron tarjetas de racionamiento ilegales. Fueron detenidos en 1944 y posteriormente liberados, según los registros holandeses. Las detenciones también se mencionan en el diario de Ana Frank.

Dichas detenciones fueron denunciadas a una división de investigación con sede en La Haya. El informe revela que “durante sus actividades cotidianas, los investigadores de este departamento a menudo se cruzaban por casualidad con judíos escondidos”.

Otra posibilidad planteada por el informe es que el allanamiento fuese parte de una investigación sobre personas a las que se les permitió trabajar para evitar que fueran a Alemania y obligados a realizar trabajos forzados. “Una empresa donde la gente estaba trabajando ilegalmente y en la que había dos representantes de ventas que fueron detenidos por traficar con cupones de racionamiento obviamente corría el riesgo de atraer la atención de las autoridades”, dice el informe.

Añade que “la posibilidad de la traición, por supuesto, no ha sido totalmente descartada, ni se ha demostrado ninguna relación entre el fraude de cupones de racionamiento y la detención” de Ana Frank. Pero el estudio concluye que es necesario realizar más investigaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *