Esteban Ibarra. Campaña Yaran

Esteban Ibarra, activista, presidente y fundador de la asociación Movimiento contra la Intolerancia, describe cómo se sentiría si le encarcelaran 10 años por sus creencias y no pudiera ejercer más su profesión. Se une así a las múltiples declaraciones que ha habido a nivel internacional a favor de los derechos de los bahá’ís en Irán. En España, se suman otras personalidades públicas como Juan José Tamayo, Beatriz Olivenza y Stephan Fuetterer.

¿Quiénes son los Yaran?

Los Yarán («los amigos»), ahora disueltos, fue un grupo de siete bahá’ís que se constituyeron con pleno conocimiento y aprobación de las autoridades iraníes después de que las instituciones bahá’ís formales fueran declaradas ilegales en Irán en los años ochenta. Su papel era velar por las necesidades espirituales y materiales mínimas de la comunidad bahá’í de Irán.

En el 2008 se produjeron una serie de redadas colectivas en las casas de los miembros del grupo, siendo detenidos sin cargos durante meses. Dos años después, fueron sentenciados a 20 años de prisión.

Con una condena inicial de 20 años, su sentencia fue reducida posteriormente a 10 por la aplicación de la normativa prevista en el nuevo Código Penal de Irán promulgado en mayo de 2013. La nueva normativa establece que aquellos imputados por más de un cargo deberán ser condenados por el de mayor gravedad. No obstante, a los Yaran les han sido denegados muchos de los derechos concedidos por el Código Penal, como la libertad condicional u otras prerrogativas que aseguran el bienestar y salud de los imputados.

El 18 de septiembre de 2017, la Sra. Mahvash Sabet fue puesta en libertad después de completar una sentencia injusta de 10 años. La Sra. Sabet, con ahora 64 años, fue la primera del grupo Yaran en ser arrestada. A pesar de haber sido liberada, Mahvash vuelve a una sociedad en la que los jóvenes bahá’ís no pueden ir a la universidad; hombres y mujeres no pueden ejercer su profesión en puestos públicos; los comercios son cerrados sin motivo; los cementerios son profanados; los medios de comunicación promueven el discurso del odio, y el Estado detiene y encarcela arbitrariamente a los bahá’ís por sus creencias. También han sido liberados recientemente la Fariba Kalamabadi y Behrouz Tavakkoli.

Se espera que los otros miembros del grupo ad hoc Yaran completen sus penas a lo largo de los próximos meses: Fariba Kamalabadi, Jamaloddin Khanjani, Afif Naeimi, Saeid Rezaie y Vahid Tizfahm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *