Escolares alemanes entonan cantos nazis en una excursión al campo de concentración de Buchenwald

ABC.- La extrema derecha alemana envalentonada carga contra los líderes políticos de partidos adversarios

La policía alemana investiga la excursión que el pasado 15 de octubre realizó un grupo de alumnos del colegio Theo Koch, al campo de concentración de Buchenwald, en Turingia, el mismo estado federado alemán en el que el partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD) acaba de obtener casi uno de cada cuatro votos en las regionales. Buchenwald, cerca de Weimar, sirvió entre julio de 1937 y abril de 1945 como centro de trabajos forzados en el que murieron unos 56.000 prisioneros y el objetivo de estas excursiones escolares en la novena clase, cuando los alumnos tienen unos 14 años, es comprender el terror nazi y hacerse una idea del sufrimiento de sus víctimas, pero en este caso no fue cumplido. Al contrario, en el viaje de vuelta, los alumnos buscaron en sus teléfonos inteligentes cánticos nazis y los entonaron a coro, en una actitud bastante abierta de burla a la actividad escolar y sin que aparentemente los profesores que los acompañaban hicieran nada por impedirlo, según consta en la denuncia. Este mismo colegio, el Theo Koch, fue galardonado en 1996 como la primera «Escuela sin racismo», dentro del programa «Escuelas con coraje», dato que ilustra las dimensiones de la sociología de la región en los últimos quince años.

El comportamiento de los adolescentes, que repetían escenas vividas en Alemania en los años 30, cuando alumnos de selectos colegios desautorizaban a sus profesores judíos con canciones de desprecio, refleja el envalentonamiento de la extrema derecha alemana, que no solamente tiene presencia ya en todos los parlamentos regionales del país sino que además se ha convertido en la primera fuerza de oposición en el Bundestag, alimentada por el rechazo a los rescates europeos y a la crisis de los refugiados. Grupos de extrema derecha se permiten incluso amenazar a líderes políticos de partidos adversarios, como el expresidente de Los Verdes Cem Özdemir y la vicepresidenta del Parlamento Claudia Roth, que han recibido en sendos correos electrónicos amenazas de muerte enviados supuestamente por el grupo de ultraderecha «Atomwaffen Division Deutschland» (AWD), según informaba el pasado sábado el grupo de medios alemanes Funke.

En el correo recibido por Özdemir el pasado 27 de octubre, los remitentes felicitan y dan una «cordial bienvenida» al político por haber pasado a engrosar y encabezar su lista negra. «En estos momentos estamos planeando cómo y cuándo le ejecutaremos. ¿En el próximo acto público? ¿O le interceptaremos frente a su domicilio?», se burlaban en su escrito, en el que arremetían además contra judíos y musulmanes. Ese mismo día una amenaza similar llegaba al correo de Roth, en un texto en el que se le exigía que hasta finales de esa semana «se distancie claramente de los Verdes» en una declaración escrita y le advertían que en estos momentos figura en el segunda lugar de su lista negra.

La AWD es una red neonazi activa desde 2015 en Estados Unidos a la que se atribuyen cinco muertes y un intento de ataque contra una central. Hasta ahora solo había indicios de la existencia de una rama alemana. Özdemir ha declarado que cuenta para su seguridad con escolta de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA). «¿Pero qué ocurre con todos los políticos locales y los voluntarios que reciben amenazas y no cuentan con protección personal?», se ha preguntado, recordando el reciente asesinato del conservador Walter Lübcke a manos de un miembro de la escena neonazi. Roth por su parte ha señalado que estas amenazas «suceden a una larga lista de intentos de intimidación contra políticos locales y contra la sociedad civil, contra judíos y musulmanes, contra artistas y personas con raíces extranjeras».

El candidato de los conservadores en los comicios regionales de la semana pasada en el estado federado de Turingia, Mike Mohring, recibió el 19 de octubre un correo electrónico en el que era amenazado con ser apuñalado o con una bomba si no se retiraba de la campaña.

Este aumento de amenazas y ataques arráncó en 2015 con el caso de la alcaldesa de Colonia, la independiente Henriette Reker, que estuvo varios días en coma inducido tras ser atacada con un cuchillo por un ultraderechista en la víspera de las elecciones municipales. A modo de reacción, el pasado miércoles aporbó el Consejo de Ministros un paquete de medidas para combatir los delitos de odio, el antisemitismo y el extremismo de derechas ante una situación de amenaza en el país que, según el titular del Interior, Horst Seehofer, es «elevada». Este paquete incluye una mejora en la lucha contra el crimen de odio en internet, centralizada desde la BKA, un endurecimiento de la ley sobre tenencia de armas, una mayor protección de políticos locales y medidas preventivas para fomentar la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *