El racismo más cotidiano de EEUU se hace viral por un incidente en Central Park

El Periódico.- La vida diaria de Estados Unidos está llena de episodios que, con distinta intensidad, recuerdan la vigencia de la lacra del racismo en el país. En casos graves como la muerte este lunes de George Floyd en Minneapolis señalan a la responsabilidad de la policía en casos de violencia excesiva, letal y racista. Pero también en las últimas horas se ha hecho viral un vídeo que registra un incidente aparentemente nimio en Central Park tras el que late una corriente no menos perniciosa: la de las acusaciones falsas a los negros que explotan la asociación a la raza de problemas como la violencia, la amenaza o el crimen.

El incidente sucedió el lunes temprano, cuando Christian Cooper, un hombre negro aficionado a la ornitología que paseaba por el parque neoyorquino, observó a un perro que estaba sin correa, contraviniendo las normas, y educadamente pidió a su dueña que lo atara. Esta, una mujer blanca, se negó y él recurrió a un truco que, según ha explicado luego, ha empleado en otras ocasiones para tratar de convencer a quienes llevan a los perros sueltos para que los aten, que es ofrecerles a los animales algo de comer.

En ese momento ella le dijo que parara y él empezó a grabar en vídeo. En las imágenes se ve a la mujer, con una mascarilla, acercándose a él y amenazándole con llamar a la policía. “Les voy a decir que un afroamericano está amenazando mi vida”, dice la mujer. Él le contesta que haga lo que quiera y ella llama, reportando la falsedad, diciendo que el hombre le está grabando, llorando y urgiendo con un tono de gravedad a la policía a mandar agentes.

La vida diaria de Estados Unidos está llena de episodios que, con distinta intensidad, recuerdan la vigencia de la lacra del racismo en el país. En casos graves como la muerte este lunes de George Floyd en Minneapolis señalan a la responsabilidad de la policía en casos de violencia excesiva, letal y racista. Pero también en las últimas horas se ha hecho viral un vídeo que registra un incidente aparentemente nimio en Central Park tras el que late una corriente no menos perniciosa: la de las acusaciones falsas a los negros que explotan la asociación a la raza de problemas como la violencia, la amenaza o el crimen.

El incidente sucedió el lunes temprano, cuando Christian Cooper, un hombre negro aficionado a la ornitología que paseaba por el parque neoyorquino, observó a un perro que estaba sin correa, contraviniendo las normas, y educadamente pidió a su dueña que lo atara. Esta, una mujer blanca, se negó y él recurrió a un truco que, según ha explicado luego, ha empleado en otras ocasiones para tratar de convencer a quienes llevan a los perros sueltos para que los aten, que es ofrecerles a los animales algo de comer.

En ese momento ella le dijo que parara y él empezó a grabar en vídeo. En las imágenes se ve a la mujer, con una mascarilla, acercándose a él y amenazándole con llamar a la policía. “Les voy a decir que un afroamericano está amenazando mi vida”, dice la mujer. Él le contesta que haga lo que quiera y ella llama, reportando la falsedad, diciendo que el hombre le está grabando, llorando y urgiendo con un tono de gravedad a la policía a mandar agentes.

También la organización de la que Cooper adoptó hace dos años al perro (al que en el vídeo prácticamente ahoga mientras se produce el incidente) anunció que habían vuelto a hacerse cargo del animal.

Disculpas

En unas declaraciones a NBC la mujer ha asegurado que se puso nerviosa porque Cooper le estaba “gritando” y porque no sabía qué había en la comida que le estaba dando al perro pero ha admitido que lo que hizo fue “inaceptable” y ha pedido disculpas “a todo el mundo, especialmente a este hombre, a su familia” y a “cualquiera que tenga peor concepto” de ella, algo que asegura que “entiende”.

“Cuando pienso en la policía soy una persona afortunada”, ha declarado también la mujer. “Me he dado cuenta, especialmente hoy, de que pienso (en la policía) como una agencia de protección y, desafortunadamente, esto me ha hecho darme cuenta de que tanta gente en este país no tiene ese lujo”.

Contra la deshumanización

El hombre, que dejó de grabar cuando Cooper puso la correa al perro y que se marchó tras dar las gracias a la mujer por hacerlo y antes de que llegara la policía, por su parte ha explicado que decidió enfrentarse y grabar porque no quería ser intimidado por las amenazas de la mujer de denunciarle a la policía. “No voy a participar en mi propia deshumanización, no voy a alimentar eso”, ha dicho.

“Vivimos en la era de Ahmaud Arbery, en la que a hombres negros se les dispara por las asunciones que la gente hace sobre los hombres negros y sobre toda la gente negra y no voy a participar en eso”, le dijo a NBC recordando el caso del joven negro que fue asesinado en febrero en Georgia mientras hacía footing por un expolicía blanco y su hijo. Solo este mes, tras la publicación del vídeo, los responsables fueron detenidos e imputados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *