“El número de niños que vive en zonas de conflicto se ha duplicado en los últimos diez años”

Fuente: Diario.es
Fecha: 25/07/2018

Manuel Díaz Olalla, consejero técnico de Salud Pública en el Ayuntamiento de Madrid, aborda los efectos de las guerras en el colectivo más vulnerable

El impacto de los conflictos bélicos actuales, las crisis por desastres naturales y las epidemias en la infancia’. Bajo este título, el consejero técnico de Salud Pública en el Ayuntamiento de Madrid, Manuel Díaz Olalla, ha abordado la cuestión durante los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), en la sede de La Rábida (Huelva). “En el mundo crecen los niños que están en paisees donde hay conflictos bélicos o situaciones de violencia”, lamenta, hasta el punto de “el número de niños que viven en zonas de conflicto se ha duplicado en los últimos diez años”.

“Los niños son el grupo mas vulnerable y son los que más sufren los efectos de los conflictos”, apunta este experto, que cita entre “los más mortíferos” los que afectan a los refugiados rohingyas en los campos de Bangladesh, los ocho años de la guerra de Siria, “demoledora para la infancia, el conflicto en Yemen y la epidemia de cólera, así como otros “más crónicos” como los concernientes al Cuerno de África y la crisis de refugiados en el Mar Mediterráneo.

Según ha explicado acerca de posibles soluciones específicas para este colectivo infantil, “se hace un esfuerzo grande por proteger lo más posible pero hay situaciones realmente difíciles de resolver”. Por ejemplo, dice, en Siria y Yemen “hay muchos niños afectados en zonas donde la ayuda humanitaria es imposible de situar en el terreno y existen grandes daños en sus derechos y en su salud”.

“La mayor parte de los que mueren lo hacen por problemas que tienen que ver con una enfermedad diarreica, también por afecciones respiratorias, por paludismo y por sarampión”, apunta Díaz, que añade que “hay un sustrato debajo que complica todo: la desnutrición por falta de alimentos”.

Según el consejero técnico madrileño en cuanto a la responsabilidad de posibles soluciones a estas situaciones, “hay organizaciones que hacen grandes esfuerzos, como Unicef o Save the Children, pero, con todo, los factores externos superan cualquier posibilidad de proteger el bienestar de muchísmos niños”. Díaz lamenta igualmente que vienen aumentando los ataques a la población civil y sobre las escuelas en concreto. “Pese a todos los esfuerzos, la agresión es mucho más poderosa”, lamenta.

En cuanto a la situación de los menores extranjeros no acompañados que llegan a las costas andaluzas con mayor frecuencia en los últimos tiempos, Manuel Díaz señala que una de las preocupaciones mayores de las que se ocupan las personas expertas en la materia es la gran cantidad de niños que, por ejemplo, salen de un país como Siria y se quedan a mitad de camino. “Hay muchos más niños que salen de Siria de los que los acaban llegando a Europa. Muchos se quedan en zonas intermedias como Libia, Jordania o Turquía. Y allí la protección para ellos es mucho más percaria y su situación no mejora”, describe.

Respecto a los desastres naturales que también se ha apuntado en su charla, Díaz dice que los efectos pueden llegar a ser parecidos pero que “raramente provoca desplazamientos masivos como los que suceden por violencia o hambre, que son losque generan como dicen las organizaciones humanitarias unas emergencias complejas”. La salud en ambas situaciones se ve afectada pero los desastres naturales ofrecen la ‘ventaja’ de que, aunque acaben con abastecimiento y supongan un verdadero problema, la supervivencia es más posible”.

Díaz agradece a la UNIA la organización de este tipo de actividades “para acercar la formacion y el conocimiento” a las personas que estén interesadas en ellas y que supone “un gran avance el poder comunicar y alertar” de estas situaciones para “aumentar la sensibilización social”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *