Más del 60% de la infancia y juventud trans sufre transfobia en extraescolares y campamentos. De hecho, una de cada cuatro personas no acude a ese tipo de actividades por miedo al rechazo, y el 63% denunció que nunca o rara vez se dirigían a ellas según su identidad de género y su nombre. Por ello, la Federación Estatal LGTBI ha lanzado una campaña para promover los beneficios de la educación en igualdad y diversidad.

En el vídeo de presentación de la campaña, jóvenes explican cómo les ha beneficiado educarse en diversidad: “Supuso una oportunidad de conseguir en nuestro instituto un ambiente mucho más abierto y respetuoso”, afirma una estudiante, mientras que otro afirma que la educación en diversidad “ayuda para salir del acoso escolar, porque te hace ser consciente de la fuerza interior que tienes”.

En este sentido, Alberto Alba, coordinador de educación en FELGTB, defiende que es “necesaria una educación sexual integral e inclusiva desde edades tempranas hasta la edad adulta, que no incluya solo al alumnado, sino también al profesorado y a las familias“. Para Alba, “son las propias administraciones las que tienen que implicarse para que esta formación se lleve a cabo”.

Y es por ello que la Federación Estatal LGTBI ha lanzado esta campaña con la que pretende recaudar fondos para acercar la educación en diversidad a más aulas, ya que “permite fortalecer tus redes de apoyo con tus compañeros y compañeras”, según destaca un joven, mientras que otra manifiesta que “es una herramienta magnífica para combatir el odio y los prejuicios“.

“A mí me ayudó a empatizar con realidades que antes eran desconocidas para mí”, expresa una estudiante. Todo ellos coinciden en que la educación es la única vacuna contra la LGTBIfobia. Y es que más del 60% de las personas trans de entre 18 y 25 años ha tenido ideaciones suicidas.