El emocionante alegato contra la homofobia de Nacho Duato que ha conmovido a España

La Vanguardia. El coreógrafo abre su intimidad en el programa ‘Prodigios’ contando un capítulo personal que se ha hecho viral

Nacho Duato se ha convertido sin quererlo en uno de los protagonistas de las últimas horas en el panorama televisivo gracias a un emocionante alegato que ha hecho en el programa de Televisión Española, Prodigios, que tiene como objetivo dar visibilidad a participantes que intentan demostrar destrezas propias y diferenciadoras respecto al resto. El coreógrafo forma parte del jurado del talent show y sus emociones se han disparado a la hora de hacer una de sus valoraciones.

Y es que Duato quedó prendado por uno de los números, el que protagonizó Saïd, un joven de 15 años que hizo una actuación de Andantino de Tchaikovsky, con la que no solo logró vencer sino que arrancó la parte más íntima del bailarín y dejó a los presentes y los que seguían el programa por televisión con la boca abierta.

”Yo no suelo hablar de mi vida, pero cuando te veo bailar pienso en algo que os voy a decir ahora: yo empecé a bailar a los 13 años. En mi casa no me dejaban. Me tuve que ir a un estudio de ballet, pero no había niños. Yo era el único niño y lo demás todo niñas y cuando salía me tenía que poner las mallas y las zapatillas a escondidas porque los niños de mi colegio me llamaban ‘marica’ y me decían ‘eso es para nenas”, empezó relatando Duato, visiblemente emocionado y conteniendo las lágrimas.

”Y, por otra parte, mi padre me decía ‘Nacho, habla como un hombre’. Y lo le decía, ‘pero si tengo 12 años, no puedo hablar como un hombre’. Yo he bailado desde el Bolsoi hasta la Ópera en París… Mi padre en toda mi carrera creo que ha venido a verme bailar cuatro veces. Y cuando te veo bailar pienso en lo joven que eres y pienso en lo que dijiste el otro día, en que quieres ganar para reivindicar el puesto del hombre en la danza. Y cuando el otro día vi a tu padre, como te apoyaba, yo que siempre he pasado un poco de todo y decía que mi padre no vendría porque estaba ocupado…”, continuó el coreógrafo, mientras se dirigía al padre de Saïd.

“Pero ahora pienso qué cosas más grandes me he perdido. Sigue adelante porque sé que lo vas a conseguir. Tienes mucha suerte de haber nacido en una España libre, una España democrática y no la que me tocó vivir a mí. Enhorabuena”, terminó pronunciado el bailarín, roto ante las cámaras como jamás le habíamos visto. Unas palabras que han conmocionado a muchas personas que, a través de las redes sociales, han convertido en viral el alegato contra la homofobia y a favor de la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *