El cambio del nombre registral del menor transexual, aún sin respuesta tras 2 meses de espera

Heraldo.- Gabriel y su familia piden que se resuelva su recurso, que sigue paralizado tras la instrucción del Ministerio de Justicia.

Gabriel Delgado, el menor trans al que la jueza del Registro Civil de Calatayud, Paola García, denegó la posibilidad de constar con ese nombre en su documentación oficial “porque remite únicamente al sexo masculino y no es neutro”, sigue esperando una respuesta tras más de dos meses sin novedades. El pasado 9 de octubre los padres del joven de 15 años presentaron un recurso contra la negativa del órgano bilbilitano, escrito que fue derivado por el Registro Civil a la Dirección General de los Registros y del Notariado casi 15 días más tarde, el 23 de ese mismo mes.

Desde entonces, tanto el menor como su familia siguen sin una respuesta del Departamento, dependiente del Ministerio de Justicia, el mismo que publicó en el BOE el 24 de octubre una instrucción para facilitar los cambios de nombre para las personas transexuales, incluidos los menores de edad. “No ha llegado ninguna contestación, el recurso duerme en Madrid y no sabemos nada. Hemos preguntado por muchas vías pero no tenemos novedad”, explica la madre de Gabriel, Pilar Suárez.

En este sentido, subraya que el joven se encuentra “frustrado, porque, a pesar de todo lo que ha peleado, por él y por el resto del mundo, para él no ha habido ningún cambio”. En este sentido, Suárez explica que, desde la publicación de la instrucción, los expedientes de cambio de nombre para los chicos y chicas en la misma situación que Gabriel “se están resolviendo en un plazo razonable de tiempo”. Sin embargo, su situación sigue estancada y Suárez rechaza empezar el proceso desde cero.

“Me gustaría que alguien nos dijera algo: en qué situación, cuándo se va a resolver… Que me den un plazo, tener una certeza”, reclama Suárez. A todo ello se suma que la reforma de la ley del Registro Civil, en vigor desde 1957 y que deja al criterio individual de cada responsable del Registro la resolución de las peticiones de cambio de nombre, no ha tenido ningún avance, a pesar de que se negocia en el Congreso de los Diputados. Circunstancia que se repite con la propuesta de cambio de la ley de rectificación registral.

Mientras tanto, Gabriel tiene que seguir enfrentándose a “situaciones injustas” y que dejan constancia de “una desprotección hacia un menor”. Un ejemplo de ello es lo que le ocurrió al joven hace 15 días cuando participó en un acto de Unicef en Ginebra. Allí tuvo que viajar con la documentación en la que consta su nombre registral y no el solicitado, y el que utiliza su familia, amigos, compañeros de instituto y profesores. Además, Pilar Suárez recuerda que el joven va a comenzar el proceso de hormonación cruzada, por el cual acabará desarrollando rasgos masculinos.

Gabriel entregó a mediados de octubre, ante la Dirección General de los Registros, 129.000 firmas respaldando su petición para cambiar su nombre. Esas rúbricas ascienden a día de hoy a 194.343 en la plataforma virtual Change.org. Allí, él y su madre instan a la firma de quien lo desee alegando la situación de “humillación que sufre Gabriel cada vez que tiene que identificarse en público”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *